¿Las expectativas son mayúsculas para este nuevo torneo, luego de no poder cumplir el objetivo la temporada pasada?
Teníamos que fortalecer el equipo que armamos el campeonato pasado. No clasificamos por goles de diferencia y llegó a la final un equipo al que nosotros le ganamos bien en el mano a mano. Creo que no estábamos competitivamente tan lejos de los finalistas, por una irregularidad nuestra no cumplimos el objetivo que nos habíamos propuesto. Ahora tratamos de fortalecer el equipo, mantuvimos gran parte del plantel, se han incorporado algunos jugadores. El pensamiento será tratar de pelear de la misma manera y ojalá que podamos llegar hasta las instancias finales, tenemos que superar lo que pasó el campeonato pasado.

Con ese criterio, ¿considera que en el último torneo no hubo grandes distancias entre su Gimnasia y el finalista o el ascendido?
De cuatro finalistas hubo dos de la zona nuestra, no era tan fácil la zona, más allá de que San Lorenzo y Zapla no tuvieron equilibrio. Terminamos en una zona donde hubo un finalista y un semifinalista. Eso nos lleva a pensar que no estábamos tan lejos. Creo que en esta temporada vamos a dar pelea.

¿Qué lo sedujo a quedarse a Gimnasia para un tercer proceso?
Son decisiones personales que uno toma y en las que hay un compromiso pautado con la gente del club. Me siento cómodo en Gimnasia y es un desafío también superar lo que hicimos el campeonato anterior. Y por lo menos tratar de clasificar y dar pelea.

¿Hay o habrá cambios para este campeonato en relación al trabajo de pretemporada?
Nosotros lo planificamos al torneo de la misma manera, pensando en que el torneo arrancará el 14 de agosto.
En cuanto a lo físico notamos que la mayoría trabajó en el parate, hizo un trabajo específico que les dejamos con el profe (D'Ambrossio), esto nos permite avanzar mejor. A partir de la próxima semana arrancarán los dobles turnos y el día 15 comenzará la pretemporada en el Hotel de la Liga Salteña durante diez días. Y a partir de ahí, nos quedarán dos semanas para realizar amistosos, que podrán ser cuatro o cinco.

¿Cuesta convivir todos los años en una atmósfera resultadista?
Yo creo que es bueno darle continuidad a un proceso pese a que el resultado no se hubiese dado, porque cortar cada seis meses no me parece que sea la manera. Después de un año y medio se puede hacer una evaluación general de todo, ese es el ideal. En este torneo tenemos que superar lo que hicimos en el campeonato pasado en todo: en que esta vez hay que clasificar, en cuanto a los jugadores de las divisiones inferiores, tratar de mejorar en todo.

"Es difícil hablar de candidatos. Aconquija hizo un buen campeonato, tenía buen plantel, pero se quedó en ese tramo final". "Es difícil hablar de candidatos. Aconquija hizo un buen campeonato, tenía buen plantel, pero se quedó en ese tramo final".

¿Habrá una presión extra en este campeonato?
No me gustó no haber clasificado a los play-offs en el último torneo, como no les gustó a los jugadores y a los dirigentes. Son situaciones, si después entramos a analizar quién ascendió, quiénes fueron los finalistas, nosotros no estuvimos tan lejos, somos conscientes. Y la confianza es mayor para este proceso, podemos decir que no tendremos un plantel tan corto como el anterior y la idea fue reforzar lo que había.

¿Qué le aportarán los refuerzos?
Pretendemos armar un plantel importante y más compacto que el del torneo pasado, en el cual nosotros sufrimos las lesiones de Ramasco, de Vega, de Bellone, de Aguirre, de Ceratto. Y estuvimos muy cortos en los recambios. Ahora tenemos la posibilidad de armar un grupo un poco más compacto, porque ya tenemos seis meses de trabajo con un grupo que ya conocemos a la mayoría, donde los jugadores ya conocen el club, el mensaje; y se van a ir adaptando mucho mejor.

¿Es un alivio poder contar esta vez con Agustín Bellone tras aquel infortunio?
Lo mejor de todo es la gran tranquilidad que nos da el hecho de que él haya vuelto a entrenar, por lo que significa como deportista, como persona. Necesitamos verlo otra vez entrenando como todos. Seguramente que el proceso de Agustín irá de a poco, no podemos decir ahora si mañana tenemos que hacer fútbol, que va a estar en plenitud para jugar. Lo tenemos que ir llevando progresivamente. Ha demostrado avances muy importantes en 20 días. Cuando yo me fui apenas caminaba y sentía molestias. Ahora llegué y lo veo hacer el mismo trabajo que el resto de los jugadores, eso sorprende gratamente.

"Los equipos que en lo económico estén arriba que nosotros tendrán posibilidad de tener planteles más numerosos y variantes". "Los equipos que en lo económico estén arriba que nosotros tendrán posibilidad de tener planteles más numerosos y variantes".

¿El trabajo mancomunado entre el plantel profesional, la primera local y las inferiores se mantendrá?
Sí, trabajaremos con el mismo cuerpo técnico (Noce -ayudante de campo- y D'Ambrossio -preparador físico-). Tenemos que seguir mejorando en el aspecto de las inferiores, que los jugadores sumen trabajo, que se integren, que se sientan protagonistas, insertarlos en el plantel profesional. Otro aspecto que nos preocupa mantener es el fortalecimiento del grupo humano. Trajimos jugadores que los conozco, sé qué personas son y el potencial que tienen, como Luis Silba y Osvaldo Young. Estamos tratando de fortalecer el grupo también. Sabemos que individualmente no se pueden conseguir cosas. La fuerza grupal muchas veces suple un montón de falencias.

¿Es difícil armar un plantel de paladar, como exige el hincha, con un presupuesto acotado?
Si las reglas están puestas de arranque y están claras, nos adaptamos a eso. Se fueron jugadores importantes como Zárate, Carballo, Allende, Giannunzio. A ese dinero trataremos de repartirlo en todas las incorporaciones, procuramos elegir bien. La idea es mantener el presupuesto o reducirlo, no aumentarlo. Hay que renovar las esperanzas porque este es un nuevo campeonato. Por momentos, el equipo en el campeonato pasado hizo muy buenos partidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia