“Equipo que gana no se toca”, reza una máxima futbolera cuando una base adquiere convencimiento, según aquella manos que los guía, orienta y el que tiene que tomar las decisiones en momentos trascendentales. Pero en el caso de Gimnasia y Tiro, también podría caberle la premisa de que “equipo que empata, pero que convence a su estratega, tampoco se toca” o, al menos, intenta retocarse lo menos posible.
Para el trascendental partido de mañana con Altos Hornos Zapla, fundamental para las chances de clasificación del equipo de la Vicente López, el DT José María Bianco, decidió cambiar lo menos posible el equipo que viene de empatar el clásico con Juventud Antoniana.
Por tal motivo, la única variante que implementará para un duelo vital con los palpaleños será la obligada y optará por el regreso de Elías Bazzi (volverá a ser titular luego de una sanción disciplinaria, cuando decidió realizar un viaje a Córdoba por cuestiones personales, pero sin avisarle a la dirigencia) en la defensa en reemplazo del expulsado Fernando Labaké. El cordobés será el compañero de zaga de Federico Rodríguez, quien descartó un mal mayor con respecto a la dolencia que le dejó el clásico como secuela en una de sus rodillas, por lo que será de la partida. El Bocha respondió bien a las exigencias en el entrenamiento de la víspera y su presencia le ahorrará un menudo problema al Chaucha para armar la última línea, que perderá un bastión importante sin el marcador sanjuanino, de discutidas actuaciones en las derrotas ante Juventud y San Lorenzo de Alem, en Catamarca, pero que se reivindicó en la goleada a Unión Aconquija y en el último pleito con el santo.
De esta manera, el albo buscará mañana en la “ciudad del acero” sus primeros tres puntos en condición de visitante con estos nombres: Darío Sand; Facundo Vega, Bazzi, Rodríguez e Iván Sequeira; Fausto Apaza, Daniel Ramasco, Ezequiel Saavedra y Pablo Motta; Juan Martín Amieva y Lautaro Ceratto.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia