.La esperanza es lo último que se pierde, más aún cuando Gimnasia y Tiro depende de sí mismo para lograr la clasificación a la siguiente fase del torneo. Es verdad, el albo no pudo con Juventud Antoniana en el clásico, pero tampoco perdió y el punto que logró vale, porque sumar era imprescindible.
El solo hecho de no perder ante el mejor equipo del campeonato es altamente positivo, según los dichos de José María Bianco, porque Gimnasia llega con vida a la última fecha frente a San Lorenzo de Alem.
"Si jugamos así el partido frente al rival que más puntos sacó, quiere decir que el futuro tiene que ser alentador. Jugaremos una verdadera final en nuestra cancha sabiendo que el triunfo nos mete en la otra etapa", dijo el Chaucha ilusionado y con la fe intacta.
El análisis fue positivo para el técnico albiceleste, quien ponderó que el partido "fue parejo y equilibrado, con más tenencia de balón por parte de Juventud, mucha más constancia, lucha y orden de parte de nosotros para equiparar ese mejor juego del rival. A partir de eso creamos situaciones y ellos también. Me pareció que la más clara del partido fue la de Diego (Bielkiewicz) y la de (Gabriel) Pérez Tarifa en el primer tiempo, más allá del tiro libre que pateó Motta y dio en el travesaño", describió Bianco.
Gimnasia no sufrió demasiado los embates de Juventud, por lo que su técnico no dudó en destacar: "Me gustó que estuvimos bien parados, no los dejamos jugar con tanta libertad al Arenero (López) y a Ceballos. Por los costados tiraron algunos centros, pero el equipo estuvo firme, era el juego que creíamos que iba a hacer Juventud. La cuota pendiente quedó en lo futbolístico", expresó con autocrítica en DT millonario.
Bianco no tuvo problemas en reconocer que Juventud fue superior "en la tenencia del balón, pero en situaciones el partido fue equilibrado y en cuanto a las ganas creo que los dos equipos jugaron como se juegan los clásicos", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia