José María Bianco arribó a Gimnasia y Tiro para tomar entre sus manos un "hierro caliente" y para descomprimir tensiones tras la salida de Luis Enrique Rueda, quien fue despedido por los malos resultados tras la derrota en La Rioja ante Andino. El Chaucha, quien dijo haberse sorprendido por la infraestructura del club, llegó a Salta con un proyecto a mediano plazo entre manos y no tiene ningún temor en pronunciar la palabra "ascenso", al que señala como el máximo objetivo. El entrenador bonaerense, que tendrá su debut mañana en un partido trascendental en la Ciudadela con San Martín de Tucumán, asegura en diálogo con Alentandooo haber encontrado un grupo de gran riqueza técnica, táctica y humana.

¿Es consciente que asume un desafío importante y las necesidades y exigencias de logros que hay en Gimnasia y Tiro?
Sé dónde vengo, un equipo importante y un gran club que quiere volver a los primeros planos del fútbol argentino, donde alguna vez estuvo. Me encontré con un plantel rico en cuanto a jugadores, en estos días de trabajo me sorprendieron gratamente, me demostraron el hambre que tienen y las ganas de salir adelante. Eso es fundamental en un grupo.

¿Qué es lo primero que rescató del grupo en estos días de trabajo?
No solo el buen material futbolístico, sino también las ganas que tienen, el querer y poder sobreponerse ante situaciones adversas. Lo vi contra Concepción Fútbol Club, partido en el cual el trámite no fue favorable, pero que supo sacar adelante, no con tanto fútbol, pero con mucha garra y voluntad. Eso es lo que quiero para mis equipos, no solo que sepan jugar bien, sino que en los momentos difíciles saquen lo mejor de cada uno para revertir una situación adversa.

¿Confía en que obtendrá respuestas inmediatas, teniendo en cuenta que el tiempo no sobra?
Sí. Depende de Gimnasia y Tiro, más allá de cualquier escollo o cualquier rival. Tenemos que seguir trabajando, seguir sumando horas de entrenamiento para encontrar los mejores resultados en los partidos que se vienen, porque nadie nos regalará nada. Tenemos que fijarnos en luchar por los primeros tres lugares. Me encontré con un plantel de jerarquía y con un club del cual desconocía su magnitud social, que me sorprendió gratamente. Desde un primer momento coincidimos con los dirigentes en el pensamiento. Al único que dirigí es a Daniel Ramasco (en Gimnasia y Esgrima de Jujuy) y al resto los tenía vistos. Lo que me sorprendió es la buena madera de los juveniles.

¿Los juveniles ocuparán un lugar importante en su proceso?
A los lugares se los irán ganando solos, con lo que demuestren. No importa si tengan mucha o poca trayectoria, quiero sacar a relucir lo mejor de cada uno y el que esté mejor, jugará, grande o chico. Esto permitirá una competencia leal en el plantel. Los jugadores más grandes son espejos de los juveniles y no tengo duda de que incidirán positivamente en sus carreras.


¿El ascenso es el principal objetivo que se trazó?
Sin lugar a dudas. El jueves, cuando presenté a mi cuerpo técnico, le dije a (Germán) Noce: "Esta que ves aquí es la banda del ascenso". Las condiciones están dadas para pelear ese objetivo, hay una mentalidad positiva, todos tiramos para adelante, eso es lo primero. Conozco la categoría, los jugadores, los equipos, las canchas que nos tocarán; eso no es determinante, pero ayuda. Mañana iremos a ganar a Tucumán.

¿Tuvo que trabajar en el aspecto anímico del plantel?
No. El triunfo del otro día les cambió el semblante. El ánimo de los jugadores está arriba, lo noté, hay armonía en el grupo. La llegada de un nuevo DT les abre esperanzas a todos y renueva a los jugadores.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia