Los cuatro goles recibidos en el clásico fue una cuchillada en el pecho para el plantel de Gimnasia y Tiro. No se lo esperaban, pese a las alarmas y los yerros defensivos que ya venía evidenciando el equipo y que hoy se convirtieron en tendencia. La aplastante derrota contra el acérrimo rival caló hondo en los ánimos de un plantel golpeado. Y es precisamente su DT, José María Bianco, quien tendrá la dura misión de levantarlo. El Chaucha fue uno de los pocos que enfrentó los micrófonos en el albo. Y fue crítico con su equipo.
“Estuvimos mal en defensa y no tuvimos efectividad, nunca estuvimos cerca de abrir el marcador. El primer gol levantó a Juventud y nos bajoneó a nosotros, esa es la realidad.
Con Unión Aconquija jugamos un buen partido en ataque, fue diferente. En el clásico, el primero y el cuarto gol fueron errores impensados, que no los podés prever. Lamentablemente se dio este partido y ganó bien Juventud”, expresó Bianco, para luego bajar un mensaje a su plantel. “Esto es para hombres. Se necesita tener la mente fría en este momento, pensar que el campeonato continúa, que el partido con Zapla es una buena oportunidad para sacarlo adelante. A todos nos duele perder con Juventud de esta manera, a los jugadores, a los hinchas, a los dirigentes, que no piensen que no nos duele. Son partidos. A veces salen así, se cometen errores, no estamos finos en la definición. Fue un partido en el que hubo más errores que aciertos. Fue un partido raro, porque las que tuvieron ellos las convirtieron; nosotros tuvimos un cabezazo del Bocha y otra de Amieva en el segundo tiempo, las más claras”, dijo.
El técnico de Gimnasia no escatimó a la hora de continuar con su autocrítica. “Me preocupó la falta de reacción que vi en Gimnasia cuando nos convirtieron el primer gol. El equipo tendría que haber reaccionado de otra manera y solo hubo esfuerzos individuales, pero no colectivo. Lo mismo nos pasó con Aconquija: generamos situaciones y no tuvimos pericia para cortar diferencias. A esto hay que cambiarlo rápidamente, el torneo continúa, tenemos un partido de local en el que no queda otra que ganar. Hay que corregir lo que se pueda en el funcionamiento y trabajar mucho en la definición. Hoy estamos fuera de zona de clasificación y eso también preocupa. Más que por los goles que nos hicieron, me preocupa por las situaciones que generamos y no convertimos”, concluyó.

El "9" estuvo nublado

Juan Martín Amieva, el goleador del verano, se nubló siempre frente el área y dilapidó tres chances clarísimas y en soledad. “Estoy muy caliente y no puedo analizar nada. Tuvimos una mala tarde, nos agarraron tres veces de contra y fallamos feo en las pelotas paradas. Hay que laburar mucho, pero no somos esto, no somos este equipo”, señaló el atacante.

Regreso con sombras

Nicolás Aguirre, quien arrastraba una lesión de la pretemporada, sumó sus primeros minutos oficiales y tuvo las dos chances más claras de Gimnasia. “Hay que estar tranquilos y no volverse locos. En el primer clásico nos salieron todas a nosotros y a ellos ninguna, y ahora fue al revés. Las que tuvieron ellos, entraron”, dijo.

Con Zapla, la oportunidad

La goleada caló hondo, pero Gimnasia necesita levantarse cuanto antes porque una nueva caída sería un golpe duro de asimilar y un cimbronazo a la estabilidad del DT Bianco. El albo recibirá en la próxima fecha a Altos Hornos Zapla, equipo con el que hoy comparte el tercer lugar en la zona D. Se jugará el domingo en el Gigante.

Asoman replanteos

En Gimnasia no hay recambio suficiente como para aplicar una cirugía mayor en el equipo de cara al partido con el merengue jujeño. Más aún sabiendo que a Facundo Vega le queda un margen de tiempo para la recuperación de su lesión y Daniel Carrasco todavía debe una fecha de suspensión. Las bajas confabulan contra la necesidad de cambiar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia