José María Bianco no se confía ni se relaja. Y así como en los momentos más tormentosos y apremiantes supo “bancar” a su equipo desde la palabra, en el momento más auspicioso dentro de esta línea ascendente del albo opta por parar la pelota, mantener la cautela y exigirle aún más a su equipo para evitar la confianza excesiva, el estancamiento y la merma, justo cuando restan tan solo cuatro días para un nuevo clásico con Juventud Antoniana, en el Gigante del Norte.
“Hoy -por ayer- tuvimos efectividad. En los primeros quince minutos del primer tiempo tuvimos cierto nerviosismo, porque necesitábamos ganar para quedar arriba en la primera mitad de la ronda. Salieron muchas cosas que trabajamos en la semana, el equipo estuvo muy enchufado, en el segundo tiempo cedimos un poco la iniciativa aunque nunca nos lastimaron, pero seguimos intentando siempre. Esto ratifica lo que yo dije en las dos primeras fechas, cuando aún no habíamos ganado y yo veía en este equipo cosas muy positivas. Hoy, por lo menos, la realidad me da la razón. Tenemos recambio y el que entra sabe a la perfección lo que tiene que hacer. En ocho partidos nunca repetimos la misma formación. Tenemos efectividad y en defensa corregimos las fisuras. Eso nos hace un equipo más compacto y equilibrado”, expresó el Chaucha en la conferencia pospartido, para luego continuar con su oratoria.
“A los jugadores les pedí no solo ganar, sino también meter goles, porque por falta de goles nos quedamos afuera en el torneo pasado, ahora no tenemos que regalar eso. Son los jugadores los que definen dentro del campo. Resolvieron bien y pudimos ganar cómodamente. Pero no me voy conforme. No estuve sentado nunca en los 90 minutos, porque quiero más, quiero la excelencia, les exijo más a los jugadores y podemos dar aún más. Encontramos un camino positivo. Hoy se vive una armonía en Gimnasia, en los entrenamientos, en el día a día. Siguiendo por este camino podremos clasificar. A veces les ha tocado salir a jugadores con jerarquía, pero entendieron que era por el bien del equipo. El trabajo semanal me hace llegar muy tranquilo al día de los partidos”, destacó el rosarino.
Bianco también se dio lugar para palpitar el clásico del viernes con el santo. “Será muy importante poder ganar, porque sacaríamos una diferencia con los que vienen detrás. Para nosotros todos los partidos son clásicos. Estos partidos a veces se definen en una pelota parada, a veces se corre más de lo que se juega. Esperamos para este clásico en casa tener el fútbol y la efectividad que tuvimos ante Concepción”.
El Chaucha ahondó sobre sus conclusiones luego de la goleada a favor ante el equipo de Salvador Ragusa. “El mediocampo también estuvo sólido y compacto. Inconscientemente, cada que hacemos un gol nos metemos atrás. Sabemos defendernos, pero quiero que nos defendamos mucho más con la pelota. Fue un lapso en el que le cedimos la pelota a Concepción y nos costó dar tres pases seguidos. Pero jugamos bien. Yo pretendo que se presionen los 90 minutos y eso en el fútbol argentino es casi imposible”, concluyó el entrenador, no sin antes dedicarle unas palabras a su goleador. “No me sorprende lo de (Nicolás) Aguirre, yo lo pedí para que venga. Se ganó este presente, siempre intenta, está con una confianza bárbara y en las prácticas de definición de la semana es el que más acierta”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia