Tras perder el último clásico del año, el DT de Gimnasia y Tiro, José María Bianco, remarcó los errores del albo que lo llevaron a caer, ponderó la actitud del segundo tiempo y no ocultó su bronca con el arbitraje de Sebastián Mastrángelo. “Caímos de pie, sabemos todo lo que sucedió en los 90 minutos. ¿Cuál fue el gran mérito de Juventud para ganarlo?... Ese... Díganlo ustedes”, desafió a los periodistas el Chaucha, para luego descargarse: “Si hablo del árbitro van a decir que lloro. Mírenlo por televisión y saquen ustedes sus conclusiones. Para un lado era amarilla y para el otro lado era roja. A mí me expulsó por discutir con el juez de línea sobre algunas jugadas. Si se producen situaciones que a uno lo desbordan pasa eso. Y yo tengo sangre en las venas, no tengo agua. Cuando me echó, a Mastrángelo lo felicité, porque era el primer partido que dirigía”, ironizó el DT.
“Cometimos errores que no habíamos tenido en otros partidos, como darle a Juventud la chance del contragolpe. Ellos aprovecharon una pelota parada que marcó la diferencia. Sin ese gol el segundo tiempo iba a ser otra cosa ¿Viste cómo terminó el partido? La peleamos, la luchamos hasta el final con un jugador menos. Si no quisiéramos el primer puesto me hubiese quedado sentado en el banco, no hubiese reclamado, no hubiese preguntado, no hubiese dicho nada”, continuó. “Para los jugadores era exactamente lo mismo, este era un clásico y lo jugaron a muerte. Para mí el invicto no era un peso, es un brillante momento del equipo. Con toda la adversidad que hubo, caímos de pie. Salir primero en la general y en la zona no incide para nada, podemos tranquilamente salir terceros. Pero por cómo vivimos esto queremos ganar los tres partidos”, concluyó Bianco.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia