Con el sinceramiento que exige el momento complicado y apremiante que vive Gimnasia y Tiro desde lo futbolístico, el DT, José María Bianco, se refirió en diálogo con Alentandooo a las chances de clasificar, a la “final” del viernes con Unión Aconquija, aclaró que tiene todas las fuerzas para seguir y apeló al orgullo y al amor propio de sus jugadores para escaparle al fracaso.
“El jugador al que le toque ponerse la camiseta de Gimnasia ante Aconquija sabe que se está poniendo una camiseta pesada, que se está jugando una clasificación, que va a representar a todo el club, al hincha. Deben sentir orgullo. Ojalá yo pudiera ponerme la camiseta y entrar a jugar el viernes, porque es el partido que uno quiere jugar. En las difíciles hay que demostrar temple, corazón, garra”, expresó el Chaucha, como un mensaje directo para motivar a su plantel.
“El jugador de Gimnasia sabe que ya se acabaron las palabras. Basta de palabras, vamos a los hechos. Hay que demostrarlo el viernes”, añadió el DT del albo, para luego referirse la carga de estrés que le implica al grupo definir el futuro en 5 días (el viernes con Aconquija y el miércoles el clásico con Juventud Antoniana, ambos en el Gigante del Norte). “Los jugadores son profesionales y tienen que estar acostumbrados a esto. Hay futbolistas que han jugado torneos internacionales. La vida de un futbolista no es siempre color de rosa y ellos lo saben. Hay que recuperarse y sacarle provecho a las situaciones adversas. Las derrotas de visitante dolieron a todos. Pero ellos tienen que estar preparados para esto. El que no lo esté, tendrá carrera corta”, sentenció.
Es inexplicable el contraste del equipo cuando juega de visitante. Y a Bianco también le cuesta encontrar un porqué: “Es difícil descifrarlo, pero equilibrio es lo que falta. Además, todas las aperturas de marcadores en contra de visitante fueron absurdas: el gol de Aconquija, el primero de Ibáñez contra Juventud, el increíble gol que nos hizo San Lorenzo de Alem, cuando ni el delantero de ellos al cabecear se imaginaba que la pelota terminaría adentro de nuestro arco. No me gusta emparentar esto con la suerte, pero hubo hechos fortuitos, raros, aunque eso no desvía nuestra autocrítica. Tenemos que tener la seguridad y la confianza de que vamos a seguir creando las situaciones que generamos, pero que esta vez tendremos eficacia arriba y concentración en el fondo. No hay que cambiar los roles: los que tienen que defender tienen que defender, los que tienen que crear, crear; y los que tienen que convertir, deben convertir. No debemos haber creado menos de 25 situaciones de gol en los últimos cuatro partidos y solo hicimos dos goles. Eso implica que en alguna parte del equipo estamos haciendo las cosas bien y en otras fallamos y mucho”.
Por último, el Chaucha enfatizó: “Hay que tener personalidad para ponerse la camiseta de Gimnasia este viernes, los jugadores deben estar concentrados y convencidos, están representando a Gimnasia. Las chances dependen exclusivamente de este equipo. Veo la ansiedad de ellos y las ganas que tienen, todos quieren estar entre la camiseta 1 y la 11 para jugar este partido", rescató el técnico rosarino.
Al final, el Chaucha dejó en claro que tiene fuerzas para continuar, pese a haberse puesto su continuidad en manos de la dirigencia en una de las últimas charlas con la subcomisión de fútbol.
"Yo tengo todas las fuerzas del mundo para seguir. Hasta tengo ganas de ponerme la camiseta y jugar, como te dije. Les doy la derecha a los hinchas si están dolidos. Pero hay que confiar. Estos jugadores tienen que jugar como si fuesen los mejores del mundo, pero hay que apoyarlos. El hincha también juega y no tengo dudas de que el hincha de Gimnasia nos va a apoyar y a ayudar”, concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia