Pese a las limitaciones de un rival que le facilitó las cosas, Gimnasia hizo lo que tenía que hacer y jugó a pedido del hincha, pero también del técnico, que pregona desde su llegada la idea de fortalecer el juego asociado. Ayer se vio por momentos lo que pretende el entrenador José María Bianco, quien expresó su beneplácito tras la victoria del albo ante San Lorenzo de Alem. "Sobre todo en el segundo tiempo, el equipo hizo lo que habíamos hablado. Me voy satisfecho por la entrega, pero también por el juego. En la pelota parada en contra no tuvimos problemas, en la pelota parada a favor todavía tenemos que corregir. Trabajamos mucho en el contragolpe en el segundo tiempo y el 70 por ciento de lo que intentamos nos salió y eso nos posibilitó ganar el partido", expresó el Chaucha, para luego agregar en relación al rival: "Si había que anular a alguien de San Lorenzo era a Cartello, más alguna corrida de Prieto o de Girard, que dentro del área es complicado. Pusimos gente sobre ellos, los pudimos anular y pudimos trabajar con los volantes por afuera, como en el caso de Apaza o de Motta. Generamos fútbol, que es lo más importante. Nos vamos aproximando a la idea que queremos para Gimnasia: que el jugador tenga la confianza necesaria para jugar, que tenga dos o tres opciones para que le pueda dar buen destino a la pelota. Me voy conforme, ganamos el partido que teníamos que ganar".
En cuanto al rival que tendrá en 13 días, el Chaucha advirtió:
"Aconquija se encontrará con un rival complicado como Gimnasia. Habrá que descansar, trabajar en mejorar muchas cosas, el conocimiento entre los jugadores. Esperamos jugarlo como lo hicimos hoy. Les dije a los jugadores que la clave era buscar por los costados y el primer gol vino de ese modo. Luego, quebramos al rival y los desgastamos haciendo correr la pelota", ponderó.
Bianco también se dedicó a "mimar" al delantero que se quedó con las ganas de convertir: Ezequiel Carballo. "Jugó un partidazo: colaboró cuando el equipo no tenía la pelota y la peleó arriba", elogió el DT.

Labaké fue una muralla

Fernando Labaké sofocó los intentos de San Lorenzo por aire y tierra y se complementó bien en la zaga central junto a Elías Bazzi. Ambos contribuyeron mucho para que el albo esta vez no padeciera demasiado en la última línea. "Veníamos de perder tres puntos que podríamos haber ganado en Jujuy. Estoy contento por el triunfo, pero falta mucho por trabajar. Trabajamos a conciencia en la semana para corregir errores y lo demostramos en cancha. Si dejás pensar al rival te va a complicar en serio, como lo hizo Zapla", advirtió el zaguero sanjuanino que viene de ascender a la B Nacional con Juventud Universitaria de San Luis. "No se ganó nada y hay que seguir laburando con la mente fría. Veníamos de jugar tres clásicos, que desgastan mucho la cabeza porque tenés que estar concentrado. Ganarle a Central Norte y a Juventud nos dio un envión anímico importante", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia