¿Es difícil abstraerse del componente emocional de la previa de un clásico?
El jugador lo palpita en la semana, lo vive y eso es bueno, por el contagio, lo hace estar más metido y enchufado hasta el día del partido. Sabemos que es muy importante para la gente de Gimnasia. Los dos llegamos con chances y eso le dará un condimento especial al partido, habrá dos hinchadas, los dos estaremos acompañados, será una linda fiesta.

Están a cuatro puntos del líder, pero con ocho equipos por arriba de ustedes. ¿Es posible el primer ascenso?
Tenemos mucha fe, la chance está. Esto es fútbol y hay que creer en lo que uno tiene. Nosotros creemos en lo que tenemos, el grupo está muy enchufado y convencido. Llegamos hasta aquí con mucho sacrificio, carácter, superando pruebas difíciles. No bajaremos los brazos hasta el final.

¿Aún se lamentan por los 7 puntos perdidos en el Gigante del Norte?
Todos los equipos perdieron puntos de local. Si te fijás, Talleres perdió seis en Córdoba y está arriba. También sumamos de visitante. Pese a que empatar con Unión de Sunchales no fue bueno, sumamos y le descontamos uno a los punteros. Seguimos con chances concretas y así será mientras creamos en nosotros y nos convenzamos de que tenemos el mismo potencial que los demás. Estamos a la par de los candidatos.

¿Por qué les cuesta tanto ganar de local? ¿Juega mucho el factor ansiedad?
No convertimos las situaciones que tenemos y eso hace que no se abran los partidos. Con Ramallo tuvimos dos situaciones clarísimas; con Sunchales dos tiros en los palos, otra de Apaza, un mano a mano de Prieto, siete acciones clarísimas contra For Ever. No es ansiedad, no es que no generemos. Es falta de eficacia.

¿Cómo se le gana a Juventud?
Saldremos a buscar el partido con nuestras mejores armas, pero a buscar el triunfo porque no podemos especular. Podemos planificar una cosa en la semana, pero en el partido puede salir otra. Tenemos que fijarnos en nosotros mismos y fortalecer nuestras virtudes. Los clásicos se ganan más allá del juego o de cómo se plantee.

¿El que pierde se despide del primer ascenso?
No pienso en perder. Solo pienso en ganar el clásico, en seguir la meta que nos trazamos, que es pelear por ascender. Tenemos que dejar atrás lo que pasó y no perder el hambre de gloria. Cada partido debe hacernos más fuertes y la entrega debe ser total. Estos jugadores hicieron méritos enormes para clasificar y le pedimos al hincha que nos acompañe. Daremos lucha hasta el final, somos duros para cualquiera aunque a veces no hagamos el mejor fútbol.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia