El DT José María Bianco fue autocrítico y se mostró preocupado por el rendimiento de su equipo de cara al futuro, tras el empate de Gimnasia sin goles con Unión Aconquija. Reconoció la superioridad del rival, que hace falta trabajar mucho en la semana para enderezar el rumbo, que el albo ya no depende exclusivamente de sus propias fuerzas y que están obligados a ganar todo lo que les queda y esperar.
"Necesitábamos ganar, pero por cómo se dio el partido, a un punto hay que valorarlo, porque en el primer tiempo por momentos Aconquija fue superior. En el segundo tiempo, lo emparejamos un poco más con fuerza que con fútbol. Es diferente Aconquija a Zapla. Nos costó superar el vallado que ellos proponían y quedamos expuestos al contragolpe", expresó el Chaucha, para luego ser crudo y realista: "Falta fútbol, juego, no tenemos elaboración. Terminamos jugando al pelotazo porque no tenemos asociación, no podemos elaborar. No tuvimos lo que mostramos como equipo en Palpalá, pero enfrentamos a dos equipos diferentes. Lo podríamos haber perdido, por eso hay que valorar el punto. Si ganamos los doce puntos hay posibilidades, hoy ya no depende de nosotros. Tenemos que ganar y esperar para clasificar". En relación a la "mano" que debe otorgarle Juventud -ya clasificado-, que aún debe enfrentar a San Martín y a Concepción, el Chaucha fue claro: "Por más manos que te den, si no jugás bien, no mejorás, no tratás de ser protagonista, no servirá ninguna ayuda. Tenemos que jugar diferente a lo que jugamos hoy. Hay que sumar horas de trabajo, apuntalar en lo anímico", consideró.
En cuanto al próximo rival, Tesorieri, advirtió: "No hay rival fácil. Gimnasia perdió con Andino, que era fácil. No hay que confiarse de nadie".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia