Sin abandonar la autocrítica, el DT de Gimnasia y Tiro, José María Bianco, resaltó la garra del millonario y la predisposición para sobreponerse a la adversidad del resultado parcial, tras la sufrida y necesaria victoria del albo sobre San Jorge en el Gigante del Norte, que lo dejó muy cerca de consumar su clasificación. Además, le apuntó al duelo salteño que se las trae, el del próximo domingo con Juventud Antoniana. "Por más que ganemos el clásico, también quiero ganar el otro (Gimnasia recibe en la última fecha a San Lorenzo de Alem), tenemos que mentalizarnos en ganar los dos partidos. Estamos cerca del primer objetivo, vamos a clasificar, este equipo demostró tener carácter y eso es importante", expresó Bianco, para luego añadir: "Esta vez generamos situaciones y eso es positivo, porque ante Aconquija hace dos semanas no habíamos pateado al arco. El clásico vale tres puntos, sea el rival que sea, trataremos de no pensar en algo que no sea los tres puntos, aunque sabemos la importancia emocional del clásico".
Volviendo a la dura victoria sobre el expreso, que le permitió a Gimnasia quedar a 3 puntos de la clasificación al tetradecagonal, consideró: "Los jugadores están acostumbrados a este tipo de situaciones y con más garra que fútbol pudimos dar vuelta el resultado, acertamos en una pelota parada y a partir de ahí pudimos manejar el partido, estuvimos bien parados. Entendieron el mensaje, ayuda el temperamento que tienen los jugadores, el carácter. En otro tipo de situaciones, el jugador se cae, pero acá se levantaron, todos pusieron de su parte. Fuimos a buscar sin tanto fútbol y la cancha no permitía jugar al ras del suelo".
Bianco también hizo referencia a la preocupación por la lesión de Daniel Ramasco y a los riesgos de la exigencia y la presión en una etapa decisiva. "De no recuperarlo, sería una baja importante. Yo dije cuando llegué que íbamos a trabajar al límite, y ese trabajar al límite implica correr riesgos. También hay que mirar la parte positiva, que hay jugadores que no venían jugando y hoy saben que cualquiera de ellos puede jugar, puede serle útil al plantel cuando el equipo lo necesite", destacó el Chaucha.
Asimismo, el estratega reconoció que supuso que el partido con San Jorge sería más accesible. "Es importante trabajar por fin desde el banco de suplentes, pero es más importante cómo estos jugadores reaccionan ante situaciones adversas. No fue el partido que imaginábamos, creíamos que iba a ser más fácil poder ganarlo, que lo íbamos a hacer con más comodidad, pero esto es fútbol, es once contra once", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia