La goleada del clásico del pasado domingo afectó y mucho en Gimnasia y Tiro. Pero las esquirlas del impacto se esparcieron y el DT José María Bianco tiene por delante uno de los desafíos más difíciles: levantar la moral de un plantel anímicamente golpeado, al mismo tiempo que ya no le queda margen de error y una nueva derrota puede traer consecuencias. Son varios los jugadores que pocos méritos hicieron en los últimos dos partidos (ambos finalizaron con goleadas en contra) para ser titulares. Sin embargo, los inconvenientes de un plantel corto que obligadamente tuvo que adecuarse a un menor presupuesto y los atenuantes de las suspensiones y lesiones le dejan escasa maniobra al Chaucha a la hora de pensar en variantes, como si tuviese poco con los jugadores que están muy por debajo del nivel esperado (puntualmente, los casos de Bazzi, Labaké, Giannunzio, Motta, Amieva, Carballo y Sequeira). Por el momento, todo hace prever que Facundo Vega (lo probarán en el ensayo futbolístico de hoy) reemplazará a Álvaro Cazula en caso de recuperarse de su desgarro. El resto del equipo es una incógnita, aunque todo hace prever que no habrán grandes modificaciones y que el entrenador rosarino apelará al cambio de actitud de sus dirigidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia