El ítem que se ocupó de remarcar como factor de preocupación el DT de Gimnasia y Tiro, José María Bianco, a poco de su llegada al club de la Vicente López, fue la preparación física de su plantel.
Por ese mismo motivo, y aprovechando el parate del fútbol argentino a causa de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, el Chaucha decidió encarar una mini-pretemporada de tres días con concentración inlcuida y trabajos de doble y triple turno en el predio hotelero de la Liga Salteá de Fútbol haciendo hincapié, justamente, en la faz física. ¿El objetivo? Mejorar la condición física de los futbolistas de la mano del preparador físico Gustavo D'Ambrossio y evitar mayores lesiones, cuya llamativa cantidad es para el cuerpo técnico una de las causas de una base física deficitarua que se arrastra desde la pretemporada realizada a comienzos de año.
El miércoles arrancaron los trabajos en doble turno con la significativa ausencia de Mauricio Ocaño. El zaguero central del millonario padece una fuerte contractura en uno de sus gemelos y fue sometido a rehabilitación, con el objetivo de que el defensor pueda llegar en condiciones al próximo compromiso de Gimnasia, el próximo viernes 14 de agosto en el Gigante del Norte frentee a Unión Aconquija, por la tercera fecha del tetradcecagonal final del torneo Federal A.
Otro de los ausentes en la concentración del albo en el predio liguista es Leandro Zárate, cuya herida en la planta de su pie derecho a causa de un accidente doméstica aún no alcanzó a suturar ni cicatrizar, por lo que será muy difícil que pueda arribar en condiciones al duelo ante los catamarqueños. Cabe recordar que para este encuentro Bianco no podrá contar con Elías Bazzi, ya que el lateral izquierdo recibió su quinta tarjeta amarilla en la dura derrota en el sur frente a Cipolletti. La reaparición de Rubén Villarreal es una posibilidad para relevar al cordobés, aunque aún es prematuro para incluir esta chance como certeza.
Por su parte, quien deberá cuidarse en esta etapa clave del tetradecagonal es Diego Bielkiewicz, quien está en capilla con cuatro tarjetas amarillas. Con la Chancha diezmado, quedarse además sin su goleador significaría un nuevo dolor de cabeza para el Chaucha.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia