Gimnasia y Tiro volvió a recibir un golpe, de esos que duelen y que últimamente parece habérsele hecho costumbre, sobre todo jugando en condición de visitante. El DT José María Bianco manifestó fuerzas para seguir pese a que el objetivo de la clasificación parece alejarse.
Y se dio un baño de realidad tras la derrota con los catamarqueños. "Esta derrota duele y mucho, porque otra vez por nuestros errores lo pagamos caro y no supimos resolver las situaciones que generamos. Con los cambios, los problemas se siguen repitiendo. La obligación es de todo el equipo, no de un sector de la cancha, porque atrás nos equivocamos y adelante no convertimos. Cuando nos equivocamos lo pagamos, pero cuando el rival se equivoca nosotros no podemos convertir", expresó el Chaucha, para luego continuar con su discurso crítico.
"Lo dije desde que comenzó el campeonato, hay que buscar el equilibrio. A ese equilibrio lo conseguimos, por ejemplo, con Zapla, cuando estuvimos bien atrás y bien adelante. Todos los partidos que nos quedan de ahora en más son clave, hay que pensar en no perder más puntos si queremos clasificar. Ahora, si queremos terminar el torneo decorosamente, también estamos obligados a sacar la mayor cantidad de puntos", concluyó un Bianco muy preocupado con el futuro.

La revancha de Prieto

Hugo Prieto no pierde la costumbre de ser verdugo de Gimnasia. Cuando vistió la camiseta del albo no cumplió con las expectativas y su rendimiento decepcionó. Pero ayer convirtió de penal del 1-0 parcial y lo gritó con alma y vida. Y su euforia tuvo una explicación. "Grité el gol porque tenía ganas. No fue grata la manera en la que me recibió la gente de Gimnasia en Salta. Por eso lo grité. Uno está acostumbrado a que te silben los hinchas rivales. Mientras jugué en Gimnasia se levantaron calumnias en mi contra que no fueron reales. Pero mejor dejar eso en el pasado", se despachó el rionegrino tras el encuentro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia