Gimnasia y Tiro volverá a tener elecciones dentro de 13 días y el socio podrá volver a votar después de casi quince años. Como contrapartida a esta bocanada de institucionalidad, el panorama financiero en el albo no es el mejor en esta transición en la cual todo parece estar “verde” hasta que la asamblea del 30 de diciembre no dé su veredicto. Para colmo de males, una mala noticia llegó a la Vicente López en las últimas horas y es que el delantero Diego Bielkiewicz, quien vistió la camiseta del millonario en las última dos temporadas, inhibió a la entidad a través de Futbolistas Argentinos Agremiados por una deuda salarial de cuatro meses; otro golpe significativo para las arcas del club.
El atacante bonaerense explicó sus motivos en comunicación telefónica con Alentandooo. “Fui al gremio a reclamar lo que me corresponde. Me quedé hasta el 12 de diciembre en Salta esperando una contrapropuesta, porque no acepté el plan de pago que le hicieron al resto de los jugadores. Imaginate, me deben enero del 2015, que no lo cobré porque este año comenzaron a pagar desde febrero para contratar a los refuerzos que llegaron a comienzos de año. Me deben enero, septiembre, octubre y noviembre. Tengo familia, tenía que venirme cuanto antes a Buenos Aires. Ellos querían pagarme septiembre y el resto en cheques a cobrar el año que viene, lo mismo que le propusieron a todos. A mi no me servía eso, porque no llego al 25 de febrero con medio sueldo siendo que me deben cuatro”, explicó sus fundamentos el futbolista, para luego añadir: “Tengo cosas que pagar como todo el mundo, una familia que mantener. Esperé hasta el 12 y no me llamaron; entonces agarré el auto y me vine a Buenos Aires. A los dos días fui al gremio a reclamar lo que me corresponde. No pedí más ni menos de lo que trabajé: los 23 días de noviembre entrenados y los otros tres meses. Yo no iba a llamar por teléfono para reclamarles que me paguen, porque a mí no me llamaban a la mañana todos los días para decirme que vaya a entrenar. Es su obligación. No me lo pagan ellos, me lo va a pagar el gremio. Si llega a cambiar la dirigencia y me rebotaban los cheques en febrero, ¿a quién le iba a reclamar?”.
Para concluir, Bielkiewicz dijo no sentirse “dolido” ni “decepcionado” y aclaró: “Soy jugador de fútbol, es lo que sé hacer. Me preparo, me entreno, juego, me entrego al máximo. A la cuestión política del club no la entiendo y no sé qué recursos tienen ellos para conseguir la plata. En eso fue lo único en lo que fallaron”, destacó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia