El DT Alberto Pascutti, a tono de broma, decía que si en su época se hubiese exigido al jugador como se lo hace hoy, él se habría dedicado a otra cosa...
Los métodos, los tiempos y el fútbol cambiaron. Hoy se apunta a la intensidad, con muchos trabajos cortos e intensos, físicos y con pelota, por eso son más desgastantes. En la pretemporada se notó el cansancio de los jugadores. Pero están preparados para esto, por algo están acá, son profesionales y se les puede exigir. Y a los juveniles los exigimos igual, porque deben tener esa mentalidad.

Suele decirse que la pretemporada es lo que determina el rendimiento de un equipo en el torneo y hasta hace ganar o perder campeonatos. ¿Es así?
Es una parte fundamental. Igual, este será un torneo muy distinto a todos, jamás me tocó algo así. No habrá parate y será un torneo muy largo. Nosotros tuvimos la ventaja de arrancar con tiempo. Será un desafío para todos llevar una exigencia tan larga. Todos los domingos tendremos un partido y nos exponemos a las lesiones.

¿Tuvo que readecuar su plan de trabajo en función de un torneo más largo y sin descanso?
Hubo que trabajar con mayor volumen, arrancamos en enero dosificando las cargas para llegar al 22 de marzo. Tampoco se puede trabajar en cantidad porque tenemos que arrancar finos. Por más que sea un torneo largo, no podemos poner la excusa de "los jugadores están duros y recién en la quinta fecha se verá". Una vez que arranquemos será el desafío mantener ese nivel todo el año.

El preparador físico pasa a ser el centro de las críticas cada vez que un equipo evidencia una merma física o se queda sin piernas...
Eso es muy trillado: "el equipo no responde porque se quedaron sin piernas", o "corrieron un montón y el PF es un fenómeno". Eso no me vuelve loco. Hoy todo lo marca la velocidad de juego y los mismos jugadores. El jugador sale a la cancha preparado para jugar los 90 minutos. Pero en el fútbol de hoy tiene mucho que ver la cabeza. Los entrenamientos están apuntados a eso: cortos, intensos y con complejidad para trabajar esas decisiones en milésimas de segundo que te hacen ganar un partido. Apuntamos al trabajo mental con complejidad para mantener al jugador concentrado. Cuando se gana o se pierde, la responsabilidad cae sobre alguno: el jugador, el DT o el PF. Alguno tiene que caer y son las reglas del juego.

Le tocó trabajar en planteles de diferentes categorías. ¿La exigencia es otra en una B Metropolitana o B Nacional?
La diferencia está en la velocidad del juego. En cuanto a las condiciones físicas, hoy está todo muy igualado. También hay otros recursos que tienen los clubes más grandes y que apuntan a la recuperación, como ser el hecho de poder ir a una pileta, las vitaminas, los nutricionistas. Sacando eso, la mayoría de los profes de todas las categorías están capacitados.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia