La Conmebol decidió sancionar a Boca con la eliminación, prohibirle jugar con público en La Bombonera en los próximos cuatro partidos en torneo internacionales y dictaminó la clasificación de River a los cuartos de final de la Copa Libertadores, tal vez el más duro de los castigos para los hinchas.
Además de la eliminación en la actual versión de la Libertadores, a Boca se lo castigó con cuatro partidos continentales a puertas cerradas como local y otros cuatro como visitantes en el mismo ámbito en los que se prohibirá la asistencia de la parcialidad xeneize.
Desde el punto de vista económico, Boca también deberá abonar una multa de 200 mil dólares.
De este modo, River recibirá el jueves próximo a Cruzeiro en el Monumental, en juego de ida por los cuartos de final de la Copa y una semana después se realizará el desquite en el Mineirao.
Lo que consiguió la representación de Boca, tras más de siete horas de defender su posición en la sede de la Conmebol fue reducir la dureza de la penalización, dado que se especulaba con un año de suspensión para competir en el ámbito continental y dos años de imposibilidad de utilizar La Bombonera en el ámbito internacional.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia