Boca Juniors, que se prepara que encarar el torneo de Primera División y las Copas Libertadores de América y Argentina, mostró momentos de buen fútbol en la victoria por 3-0 ante el débil Ferro Carril Sud de Tandil, que juega en la liga local, en un estadio Damaso Latasa que lució repleto con más de 5.000 personas.
Los goles del conjunto que dirige Rodolfo Arruabarrena los convirtieron Emmanuel Gigliotti (40m. PT), Federico Carrizo (22m. ST) y Guido Vadalá (43m. ST). Se jugaron dos "mini partidos de 45 minutos", ya que ambos técnicos pararon dos equipos distintos.
En la primera etapa, Boca mostró muy buen manejó de la pelota, generó juego por las bandas y dispuso de muchísimas situaciones de gol.
La consigna, una orden de Arruabarrena, fue jugar al ras del piso, triangular con Pablo Pérez, Adrián Cubas y Gonzalo Castellani, y desbordar con Luciano Acosta por la derecha y Cristian Pavón por la izquierda para abastecer a Gigliotti, el nueve de área.
Y en ese contexto, el Puma tuvo tres oportunidades, a los 2m., 16m. y 25m., hasta que marcó el 1-0 a los 40 minutos.
También tuvieron sus chances Castellani (10m.) y Pavón (28m. y 29m.), frente a un rival muy limitado que no opuso poca resistencia, a excepción de su arquero, Federico Irureta, una de las figuras de la cancha.
Para el segundo período, el DT Arruabarrena cambió el equipo completo, el que seguramente jugará el 17 de enero ante Racing Club, campeón vigente del fútbol argentino, en Mar del Plata y el que lo hará con Vélez Sarsfield, el 28 por la clasificación a la fase de grupos de la Copa Libertadores también en la ciudad balnearia.
La idea, más allá del cambio de nombres, fue la misma que en los 45 minutos iniciales: jugar con la pelota al ras del piso, buscar y generar espacios y atacar una u otra vez el arco de Irureta.
Pero el equipo decayó en su nivel, principalmente porque no lució tan sólido en defensa por la imprecisión de sus centrales, Claudio Pérez y Guillermo Burdisso, aunque no corrió riesgo el triunfo.
De hecho, a los 22 minutos, Carrizo puso el 2-0 y sobre el final, a los 43m., Vadalá, una joven promesa que buscará consolidarse en primera, estableció el 3-0.
La única diferencia entre un tiempo y el otro fue que en el primero Boca jugó una exhibición y en el segundo un partido de fútbol. Pero en ambas etapas fue un claro dominador y se lució ante un rival muy débil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia