Boca Juniors se consagró campeón de la Copa Argentina luego de ganarle a Rosario Central por dos a cero, con dos goles polémicos y con claras fallas arbitrales. El árbitro Diego Ceballos y su asistente Marcelo Aumente fueron protagonistas involuntarios al incidir en el resultado, ya que marcaron un penal inexistente y un gol en offside para el xeneize, al tiempo que cobraron posición adelantada en un tanto legítimo del canalla marcado por Marcelo Larrondo.

  • El gol que le anulan a Larrondo
Embed

El primer gol del encuentro lo marcó Nicolás Lodeiro, a los 9 minutos del complemento y desde los doce pasos, luego de una jugada en la que Paulo Ferrari tomó de la camiseta a Gino Peruzzi al menos un metro y medio afuera del área, aunque el referí y su asistente vieron que la infracción fue adentro.
  • El gol de penal convertido por Lodeiro
Embed
  • Y no fue penal
Embed

Cuando el encuentro estaba casi definido, Andrés Chávez aumentó el marcador, a los 44, en posición adelantada después de una asistencia de Marcelo Meli, algo que no fue advertido por el asistente Marcelo Aumente.
  • El gol de Chávez para el 2-0 definitivo para Boca
Embed

Los equipos
RosarioCentral: Manuel García; Víctor Salazar, Alejandro Donatti, Javier Pinola, Cristian Villagra; Walter Montoya, Damián Musto, José Luis Fernández; Franco Cervi; Marcelo Larrondo y Marco Ruben. DT: Eduardo Coudet.
Boca: Agustín Orión; Gino Peruzzi, Fernando Tobio, Daniel Díaz, Luciano Monzón; Pablo Pérez, Cristian Erbes, Marcelo Meli; Nicolás Lodeiro; Carlos Tevez y Jonathan Calleri. DT: Rodolfo Arruabarrena.

Estadio: "Mario Alberto Kempes". Arbitro: Diego Ceballos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia