"La solidaridad es el valor que nos da la capacidad de ayudar a los demás cuando más lo necesitan, eso nos hace mas humanos, porque, como decía la Madre Teresa de Calcuta, 'el que no vive para servir, no sirve para vivir'". Bajo ese mismo lema, motorizado por la conjunción entre la pasión por el fútbol y el amor a los colores con esa sensación única de tender un puente para ayudar al prójimo, al par, al que convive muy cerca nuestro y el que más lo precisa, la Peña Nacional de Boca denominada Tartagal Azul y Oro hizo extensivo el pedido de unión a los bosteros y a los hinchas del fútbol en general al evento denominado "Los Reyes Magos llegan a Lapacho I", que tuvo lugar de forma maratónica desde la mañana hasta la noche en la Plaza San Martín de la ciudad principal del Departamento General San Martín del norte de la provincia, con motivo de la festividad del Día de Los Reyes Magos.
Sin embargo, más allá de las efemérides, que siempre son especiales para todos los niños del país, y trascendiendo la misma pasión de aquellos hinchas que tuvieron acceso a los máximos trofeos continentales del xeneize, el sustancial motivo de la fiesta organizada por la peña y acompañada por muchos tartagalenses, era el fin solidario por sobre todas las cosas con los niños de las comunidades aborígenes de Lapacho I, del norte salteño. La jornada fue un éxito y lograron juntarse alimentos no perecederos, ropa y juguetes para los hermanos que tanto necesitan.
Además de la participación de diversos músicos locales, que animaron la noche y aportaron su talento y sus ganas de sumarse a la noble causa, se exhibieron para el alcance del público boquense: la Copa Libertadores de 1977 (el primer trofeo internacional de Boca en la historia), la Libertadores de 2007 (la última obtenida por el xeneize venciendo en la final al Gremio en Brasil con un Juan Román Riquelme intratable) y la Intercontinental de 1978 (primera Copa del Mundo de Boca). Fue indescriptible el rostro de felicidad de niños y jóvenes que se acercaron a fotografiarse con las réplicas oficiales de las copas que mandó el club desde Buenos Aires para colaborar con el evento.
Así como seguramente cambiará el semblante de muchos niños de la Misión Lapacho al recibir, quizás, por primera vez, sus juguetes por el Día de Los Reyes Magos.
Desde la Peña Tartagal Azul y Oro expresaron su beneplácito tras el encuentro, en el que se cumplió uno de los tantos cometidos que tienen por delante. "Gracias a Dios se juntaron muchísimos alimentos, indumentaria y dinero en efectivo, el cual se destinará a la compra de elementos deportivos para la contención, recreación y el desarrollo físico de los jóvenes de la zona", manifestó uno de los organizadores de esta loable movida organizada en una región particularmente crítica de nuestra provincia por diversos factores, pero donde la gente expresa su solidaridad y lo puso en evidencia.
El evento se embanderó con la consigna hecha hashtag: "#SiendoSolidariosSeViveMejor".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia