Tras el escollo que padeció River en San Juan, los dos grandes del fútbol argentino quedaron con el camino allanado para el comienzo de la secuencia de tres superclásicos en solo una docena de días, en cuya semana previa confluyen las expectativas, pero también los temores, las cuentas para recuperar lo antes posible a los lesionados, y además, evitar quemar naves cuando hay tanto mar por delante.
Todos tienen columnas ocupadas en el debe y en el haber, y antecedentes que pueden oxigenar como agobiar según el lado del prisma.

LOS ULTIMOS PASOS River terminó pasándola mal tras pasarla mal, porque primero sufrió y hasta estuvo en manos de un equipo ajeno para clasificar en la Libertadores y luego perdió ante Huracán que le birló al gran candidato la Supercopa vernácula, un trofeo de escaso valor pero gana en peso ante la derrota del grande frente al chico.ð Y sobre todo el efecto anímico antes de afrontar una serie insólita de superclásicos.
Mientras, Boca está tan primero como River en el torneo local, "paseó" por el grupo en la Libertadores, tal cual describió Marcelo Gallardo y sigue invicto desde que comenzó el año al menos en partidos oficiales, ya que solo sobrellevó una derrota en el verano marplatense con una goleada a manos de Racing (1-4).
Pero Gallardo avisó que no obstante las diferencias plasmadas en que Boca fue el mejor de la fase de grupos y River el peor entre los clasificados, su equipo va a dar pelea.

ANTECEDENTES Si se mira el cristal de un lado se dirá que Boca ganó los dos partidos de verano (no oficiales) este año (1-0 en Mar del Plata y 5-0 en Mendoza). Se gira un poco el prisma y entonces da que River fue invencible para Boca en ocho partidos el año pasado, además de que el Millonario salió campeón del torneo local y de la Sudamericana, eliminando al xeneize en semifinales.

LESIONADOS En la semana previa al primer partido del próximo domingo en La Bombonera se contabilizan los lesionados y se ruega por el pronto restablecimiento de los que pueden llegar y que nadie a la lista de afectados.
Boca ya padece la ausencia de Cristian Erbes y a Andrés Cubas se lo está esperando a ver si llega. En River no llegaría con Gabriel Mercado, con una distensión, y tampoco Leonardo Ponzio.
Si no se suman más la cosa parece estar pareja en cuanto a bajas, pero aquí juega el plantel de cada uno. El de Boca aparece más largo, sobre todo en ataque, y no tanto en la línea de volantes, donde tuvo las principales bajas.

ALTERNATIVAS Ya el entrenador de Boca, Rodolfo Arruabarrena, adelantó que utilizará un mix de titulares y suplentes, aunque entre estos últimos aparezcan nombres como el de Juan Manuel Martínez, o Jonathan Calleri o Andrés Chávez, titulares en cualquier otro equipo.
Si no juega Mercado, Jonatan Maidana, por mayor defensa y altura -le hizo un gol de cabeza a Boca- iría como lateral y Germán Pezzella entraría a la zaga.

DESCANSO Boca trabaja tranquilo desde que el domingo 19 le ganó con holgura en su visita a Lanús de los Mellizos Barros Schelotto. Habrán pasado largas dos semanas sin competencia. Ya venía tranquilo enhebrando triunfo tras triunfo que lo depositaron en el pedestal del mejor equipo de lo que va de la Libertadores. River no tuvo ese descanso debido al partido en San Juan, con indeseado final y sin festejo. Encima viene de soportar los nervios de la definición mitad en el Monumental y mitad en Chiclayo, tras lo cual quedó colgado del rabo de los octavos.
Arruabarrena adelantó que pondrá un mix y por ende irá mensurando fuerzas, Gallardo deberá develar esta semana si también mide reservas o pone toda la carne en el asador desde el primero de los banquetes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia