Boca y Rosario Central reeditarán el próximo 2 de noviembre la final polémica de la Copa Argentina del año pasado, en el estadio Mario Kempes, de Córdoba, pero esta vez en instancias de cuartos, según lo confirmó anoche la AFA. Uno de los temas más candentes será la elección del árbitro que controlará este partido, ya que Central fue perjudicado por Diego Ceballos en aquella oportunidad con un penal (lo convirtió Nicolás Lodeiro) que fue provocado por una falta que sucedió fuera del área y un gol de Andrés Chávez en posición adelantada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia