El presidente de Gimnasia, Daniel Onofri, admitió que "no se puede competir con Boca", en virtud del interés que mostró en el delantero Walter Bou, como refuerzo para la próxima temporada.
El vínculo de Bou, formado en las divisiones inferiores "xeneizes", con Gimnasia y Esgrima La Plata vence el 30 de junio, por lo que Boca debería pagar una compensación para que se lo libere antes de esa fecha.
Embed

Bou llegó a jugar en la reserva de Boca y quedó en libertad de acción a comienzos de 2014 para pasar de inmediato a Gimnasia, en una operación que condujo el empresario Christian Bragarnik, quien al mismo tiempo movió al hermano mayor del jugador, el también delantero Gustavo Bou, de Gimnasia a Racing.
La llegada del menor de los Bou es la tratativa que Boca tiene mejor encaminada, en cuanto a refuerzos para jugar las semifinales de la Copa Libertadores.
Embed

Por otro lado, se complicó la negociación por el lateral chileno Jean Beausejour, que no podrá jugar la Libertadores de este año (ya lo hizo por Colo Colo) y tiene también la chance de pasar al Benfica de Portugal.
Uno de los últimos nombres que surgieron es el del delantero Lautaro Rinaldi, separado del plantel de Argentinos Juniors por un conflicto con el club, que también hizo parte de las divisiones inferiores en Boca. Mientras tanto, se espera poder transferir a Rodrigo Bentancur, al fútbol europeo, para de ese modo disponer de dinero que le permita avanzar en otras tratativas.
En cuanto a los otros componentes del actual plantel que podrían dejar el club, el mediocampista Cristian Erbes cuenta con una oferta del AEK de Grecia y otra del fútbol mexicano. De los demás nombres que se mencionan como posibles incorporaciones, el del mediocampista Guido Pizarro está prácticamente descartado por imposibilidad económica y todavía no se realizó ningún contacto por Silvio Romero, aunque al director técnico Guillermo Barros Schelotto le interesa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia