La realización de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro es una presión para el seleccionado de vóley de Brasil, que buscará quedarse con la medalla de oro. Hace cuatro años, en Londres, quedó cerca al perder la final. Ahora pretenden que no le suceda lo mismo y para ello cuentan con algunos de los mejores jugadores del mundo y están en Salta.
Para enfrentar a Argentina en el Delmi el entrenador Bernardinho convocó a jugadores históricos, entre los que aparece su hijo. Bruno Mossa Rezende juega de armador y es el hijo del entrenador, pero su lugar se lo ganó por derecho propio. Debutó en el seleccionado en 2005 y con once años de carrera ya cuenta con el Mundial de Italia 2010, más las Ligas Mundiales de 2009 y 2010; la única cuenta pendiente son los Juegos Olímpicos, puesto que perdió las finales de Pekín 2008 y Londres 2012.
También se destaca la presencia del receptor Murilo; juega en la Selección desde 2004, es bicampeón del mundo y seis veces campeón de la Liga Mundial, y cuatro veces campeón sudamericano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia