La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) pidió este jueves a la Conmebol que investigue las supuestas irregularidades que se cometieron en el Corinthians-Boca Juniors de 2013 y que podrían inferirse de las escuchas al fallecido exvicepresidente de la FIFA Julio Grondona, divulgadas el domingo. El 15 de mayo de 2013 el Corinthians brasileño y el Boca Juniors argentino se enfrentaron para decidir qué equipo pasaba a los cuartos de final de la Copa Libertadores.
En un polémico partido donde el por entonces último campeón del torneo vio cómo el árbitro paraguayo Carlos Amarilla le anulaba un gol legal y no pitaba dos penales a su favor, el Boca Juniors acabó pasando de ronda.
"El caso es grave y debe ser investigado. Hay un club brasileño que puede haber sido perjudicado y es deber de la CBF defenderlo hasta las últimas consecuencias. Tenemos plena confianza en la Conmebol y en el presidente Juan Ángel Napout y tenemos certeza de que todo será aclarado", afirmó en un comunicado el presidente de la CBF, Marco Polo del Nero.
Aquella noche en la que se truncó el sueño del Corinthians de lograr su segunda Libertadores consecutiva volvió a la actualidad el domingo después que una televisión argentina revelara unas escuchas realizadas al fallecido Grondona, patrón de la Federación argentina (AFA) por 35 años.
"Salió bien al final, no lo quería nadie a este loco de mierda y jugó el refuerzo más grande que tuvo Boca en el último año, fue (el árbitro Carlos) Amarilla", se escucha decir a Grondona, para luego reír a carcajadas en referencia al árbitro paraguayo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia