Tiene cincuenta años. Es contador, casado y tiene dos hijos. Y está al frente de Pellegrini, el club de sus amores, al que vio desde que era solo un pedazo de tierra. Próximo a inaugurar su estadio, habló con El Tribuno.

¿Qué considerás más relevante de los últimos años en Pellegrini?
La dirigencia anterior había dejado el local comercial de la San Juan, incluso el tinglado allí y el terreno en Palmeritas.
Nosotros logramos hacer, con ayuda de la Liga Salteña, el cercado perimetral de las dos canchas. Después, reacondicionamos la sede e hicimos la cancha de fútbol 5.
Y una cosa lleva a la otra; ese auge produjo que nuestras actuaciones en primera fueran mejores, nos íbamos posicionando, pero necesitábamos un campeonato. Comenzamos a trabajar en eso y pensamos que Peñaloza era adecuado; él hizo una base, trabajó con jugadores del club y trajo otros, que fueron clave en el equipo. De ahí en más comenzamos a tener buenas actuaciones, ganamos el Anual, después casi conseguimos el segundo. Y en nuestra tercera participación en el Torneo del Interior, ascendimos al Federal B. Nos posicionó en una categoría jamás pensada para nosotros.
¿Qué balance hacés de esa primera experiencia?
Nos fuimos adecuando y fuimos muy claros en lo económico. No tocábamos los ingresos genuinos del club, los cuales dedicamos a obras. Nos basamos en el subsidio y aportes de socios exclusivos para el torneo. El hecho de que no hubiera descensos nos permitió experimentar.

¿Ahora a qué aspiran?
Si pudiéramos ascender, ascenderíamos; pero sé que es una utopía porque otros están más preparados. Pero a eso vamos.

A la vez crecen institucionalmente...
Las tribunas hoy son una realidad por el subsidio de la Liga. Ahora trabajamos en vestuarios, estamos en un 80%. También estamos mejorando el campo de juego y arreglando las paredes.

¿Cuánto falta para habilitarla?
Para un Torneo Anual, 2 o 3 meses. Y estando apta para el Anual, no sé si le faltará mucho para un Federal B.

¿Cuáles fueron los ingresos, además del aporte de la Liga, para esta obra?
Son recursos genuinos. Tenemos locales alquilados y un convenio de locación con una telefónica. Eso, más la colaboración de socios y dirigentes son nuestros recursos exclusivos para obras.

¿Cómo ves a los clubes chicos dentro del fútbol salteño?
Veo que institucionalmente tendrían que animarse a crecer. Hay clubes llamados chicos con un potencial enorme.

¿Te gustaría ser presidente de la Liga?
Sí me gustaría. De la presidencia de la Liga se habla mucho. Congratula que piensen en mí como candidato. Pienso que tiene que ver con el trabajo que hice en el club.
¿Pensás que vas a competir con Blanca para ser el candidato de Chibán?
No, competir no. Con Blanca, Adolfo, Sergio tenemos una relación muy buena. Los considero artífices fundamentales de esta gestión. Pienso que, previo a cualquier decisión de quién sea el candidato, en este mismo grupo va haber una especie de consenso y se determinará quién es el más potable. Compartimos una misma idea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia