Desde los que están trabajando con Chibán, Chacón Dorr abrió su camino. ¿Adolfo y vos también?
Mi decisión ya está tomada. También conocía de esta decisión de Blanca y de Adolfo, que formamos parte del oficialismo y cada uno en forma particular le quiere dar su impronta a una nueva gestión. Es saludable que se esté manejando así y que cada uno haya decidido no hacer un equipo sino un poco buscar por su cuenta un camino. Luego el tiempo dirá si cada uno de nosotros forma parte o no de los proyectos del otro.

¿Hubo algún quiebre que hizo que los dirigentes de esta gestión si gan diferente camino?
No que yo lo haya percibido. Hemos trabajado los tres de forma conjunta y solidaria todo este tiempo. Pero esto responde a la apetencia natural de cada uno y celebro que así sea. Nada menos que los mismos componentes busquemos seguir dirigiendo los caminos de la Liga. Es normal.

¿Por qué querés ser presidente?
La carrera dirigencial que uno hizo quizás sin proponérselo. Fue algo totalmente impulsivo y natural. Es lo que me está llevando a lograr una intención de presidir la Liga Salteña. Creo que estos años de dirigente no solo del club sino formando parte del equipo de la Liga, hace que me sienta con responsabilidad de poder asumir a un cargo, dar beneficios y nuevas cosas para los clubes de la Liga.

¿Cuál sería la base de tu proyecto?
Mi idea es hacer un trabajo a fondo en dos cuestiones totalmente vinculadas: inferiores de los 16 clubes de la Liga Salteña y eso conectado con lo que es el mejoramiento de cada uno de los campos de juego de los estadios. No se le puede pedir proyección y mejora en rendimientos si los campos de juego no acompañan. Cuando hablo de trabajo a fondo no solo me refiero al plano deportivo, sino también a poder ingresar un poco más allá en el plano social, en el plano de salud. Intensificar nuestra óptica sobre los chicos que conforman los 16 clubes de la Liga.
A esto, acompañar con mantener semejante obra que esta gestión está haciendo en infraestructura y crecimiento exponencial de la institución. Todo lo que se hizo hasta este momento amerita un cuidado y una protección para su mantenimiento y crecimiento. En materia de obras no haría un parate, pero sí creo que la institución tiene lo suficiente para que pueda trabajar tranquilamente. Me abocaría más al aspecto humano, en los componentes de lo que son el verdadero motivo de nuestra dirigencia que son los jugadores de fútbol, específicamente de inferiores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia