Las selecciones de Costa de Marfil y Camerún protagonizaron un verdadero escándalo en su partido clasificatorio a la Copa África. A sabiendas de que un empate clasificaría a ambos seleccionados, los equipos literalmente dejaron de disputar el partido. De esta manera, las dos selecciones llevaron a cabo una actitud plenamente antideportiva sin ninguna preocupación por disimular sus intenciones. El papelón fue alevoso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia