Ricardo Santillán ya inició su camino a la gloria, cuando emprendió viaje con destino final a Japón. El salteño irá por el título gallo ante Shinsuke Yamanaka, el 16 de este mes.
Antes de aterrizar en Tokyo, el tartagalense hará una parada en Holanda donde continuará su trabajo de cara a la pelea más importante de su vida.
Esta es la última etapa previa que cumple Ricky, ya que el entrenamiento de cara a esta competencia comenzó hace tres meses atrás, a triple turno, y paró recién ayer cuando se trasladó a Ezeiza.
Uno de sus trabajos fue un intenso guanteo junto al excampeón sudamericano Lucas Carranza, en la ciudad natal de Santillán.
Los tartagalenses, por su parte, esperan ansiosos la velada del vecino más famoso de la ciudad norteña ante Yamanaka.
Antes de salir de esta provincia, Ricky habló con El Tribuno y reconoció que le gusta sentirme visitante y tener la presión del público "porque si hago las cosas bien desde el principio, la gente va a trasladarle el nerviosismo a mi rival".
Con respecto a la gran expectativa que hay por su posible nuevo título, reconoció que "son momentos en los que me tiemblan las piernas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia