Terminó nomás. El primer Gran Premio Eduardo Romero senior de golf, disputado en el Salta Polo Club, llegó a su fin ayer con la victoria de un Luis Guillermo Carbonetti imparable.
El cordobés hizo las cosas demasiado bien a lo largo de los tres días, en los que terminó en primer lugar siempre.
Por si fuera poco, metió un hoyo en uno en el 11, provocando la ovación de los presentes y marcando tendencia de lo que sería su cierre con -4 204 golpes, muy por encima del resto.
La sorpresa del certamen fue Teófilo Herbes Ledezma, un jugador boliviano que fue el último en inscribirse y que terminó en segundo lugar con -3 210 golpes.
El golfista extranjero terminó por debajo de Carbonetti dos de los tres día (el viernes y ayer) de competencia.
Por su parte, el Gato Romero, ganador del US Open 2008, entre otros torneos de excelencia, culminó tercero en el certamen que lleva su nombre con -2 211 golpes.
El Gran Premio tuvo diferentes emociones, especialmente en el 18, ya que el que hacía hoyo en uno se llevaba un automóvil 0 kilómetro y Miguel Fernández fue quien más cerca estuvo de hacerlo, a un centímetro.
Finalmente, la frutilla del postre de la primera edición del Eduardo Romero fueron Los Infernales, la banda de música del Ejército, dieron el broche de oro con la marcha del Salta Polo y el Himno Nacional Argentino.

Disfrutaron los chicos

El Gato Romero no solamente jugó y le puso su nombre a este torneo, sino que además dictó, junto a Vicente Fernández, una clínica para que los jóvenes puedan perfeccionarse. Asistieron cerca de 100 chicos.

Un salteño más

Eduardo Romero, más conocido como el Gato, regresó a la provincia que si bien no lo vio nacer sí lo formó y que siempre recuerda.
Entre 1977 y 1980, donde hoy funciona el depósito de los palos del Salta Polo Club, pasó tres años de su vida junto a su esposa Adriana.
“Es la primera vez que pude decir que tenía una cancha para mí solo. Acá me formé y perfeccioné. Después vinieron los títulos”, comentó a este matutino.
“Comencé de grande. A los 30 años (hoy tiene 60), una edad en la que muchos golfistas ya comienzan a retirarse”, dijo.
“Fue una carrera muy rápida. Antes era muy difícil salir. Después de irme de Salta fui a jugar un torneo que ganó un americano y yo salí tercero. Fue el inicio de todo lo que vino después”, cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia