Carlos Tevez postergó nuevamente hoy la decisión sobre su futuro en Boca Juniors a partir del año próximo, pero avisó que si no puede disfrutar de su estadía en el club dará "un paso al costado", más allá del deseo de continuidad de sus compañeros, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas.
"La mayor parte de este año estuve cabizbajo, me pegué contra la realidad. Cuando Boca pierde no puedo salir de mi casa. Si no puedo disfrutar de lo que es Boca, daré un paso al costado", afirmó Tevez en una nota concedida al canal TyC Sports.
El ídolo xeneize señaló que hoy no descarta la posibilidad de cumplir el contrato hasta junio del año que viene, pero confesó estar "sufriendo" y que eso repercute en su familia.
"Soy feliz porque no me hace falta nada y estoy en el mejor club del mundo pero cuando se pierde uno se va triste a casa y repercute en la familia", reveló el Apache, quien reiteró que la decisión en torno a su futuro la tomará en la Luna de Miel tras el casamiento que celebrará en Uruguay antes de fin de año.
"Soy consciente de todo lo que transmito tanto adentro como afuera de la cancha, pero es una decisión muy personal", insistió Carlitos "no descarto que el domingo sea el último partido, pero no me veo yéndome de Boca, no me lo imagino ni me entra en la cabeza. Estoy sufriendo mucho", remarcó.
Tevez, quien recibió una oferta millonaria de Shanghai Shenhua, de China, aseguró que no se arrepiente de haber retornado al club y que si se va lo hará "tranquilo" ya que no le "debe nada a nadie".
"Uno se encontró con una realidad y trata de cambiarla pero no se puede. No es fácil estar en Boca", advirtió Tevez, quien entre los motivos de su fastidio es el rol del periodismo deportivo.
"Hay 4 ó 5 periodistas a los que si no les das notas, te liquidan, no les importa la familia ni nada. Son muy influyentes y son tan protagonistas como el jugador. Eso cambió muchísimo", ejemplificó el jugador que pasó por Brasil (Corinthians), Inglaterra (West Ham, Manchester United y Manchester City) e Italia (Juventus).
En cuanto al año futbolístico, el delantero, de 32 años, admitió saber cuando "juega bien o mal", aseguró que dio "lo mejor" donde lo puso el técnico y descartó la teoría de que se formó un equipo "alrededor" suyo.
"A mí no me preguntaron cuando se hicieron las contrataciones ni a quién quería al lado mío", manifestó Tevez, en una declaración que rememora sus pedidos no cumplidos por la dirigencia en el receso previo a disputar la semifinal de la Copa Libertadores de América ante Independiente del Valle, de Ecuador.
"Tengo muchos frentes abiertos, mi casamiento, Boca y China... No es momento de decidir nada. Están abiertas todas las posibilidades", concluyó Tevez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia