La casa que construyó Carlos Tevez en la zona de La Horqueta tiene hasta boliche propio, con capacidad para doscientas personas. Parece que no todos la pasan bien con las alocadas fiestas que lleva a cabo Carlitos Tevez. Los vecinos, cansados de que la música fuerte les impidiera dormir, comenzaron a llamar a las comisarías cercanas para hacer la denuncia por ruidos molestos. Sin embargo, nadie hizo nada.
Según se pudo saber, las dos comisarías se negaron a tomar las denuncias de los vecinos. Tampoco dio respuestas la línea 911.
Y cuando uno de los perjudicados por la fiesta de Tevez salió a la calle para interceptar a algún patrullero, los policías le dijeron: "No podemos hacer nada". Un enojado vecino declaró se escuchaba a todo volumen "una cumbia desagradable" y que no los dejaron dormir durante toda la noche. Finalmente, a eso de las 2 de la madrugada, el boliche de Tevez bajó los decibeles, pero la gente de San Isidro no olvida. Varios de los que viven cerca y se ven afectados por los festejos nocturnos del Apache quieren tomar medidas para que no vuelvan a perturbar su sueño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia