Una semana después de haber peleado en esta ciudad, la bonaerense Eliana Castiglioni habló con El Tribuno sobre sus comienzos, la victoria en el festival de Invictus Fighters IV y pidió que las chicas se animen a las artes marciales mixtas.
A más de 1.600 kilómetros y con la mejor predisposición para dar una nota, Eliana, de 29 años, atiende su teléfono celular e inmediatamente agradece la comunicación. Con simpleza y voz pausada, Castiglioni del otro lado del tubo no parece ser la misma que le ganó por puntos a la tucumana Cecilia Luján, en un complejo Nicolás Vitale en el que no cabía ni un alfiler.

¿Cómo fue tu llegada a las artes marciales mixtas?

Hace un tiempo había empezado a ir al gimnasio y hacía fierros, pero no me gustaba, me aburría y notaba que no tenía efecto. Después hice k1, muaythai hasta que el año pasado, en noviembre, hice mi primera pelea en Neuquén y empaté a otra debutante.

¿En Salta fue tu primera victoria?

Si. Fue mi segunda pelea y mi primer triunfo que tuvo una similitud con la de Neuquén: mis contrincantes tenían un peso mayor al mío e igual no tuve inconvenientes en pelear.
Este combate estaba pactado en 50 kilos y en el pesaje Cecilia dio 54,6 kg. Pese a su exceso no tuve problemas porque jamás dudé en pelear. Se la nombraba mucho a la tucumana y yo quería saber dónde estaba parada.

¿Cómo fue el ofrecimiento para venir a pelear a una ciudad tan lejos?

El año pasado me contactó Ricky (Ricardo Ramasco, uno de los organizadores), pero no pude ir para uno de los eventos de Invictus Fighters. A principios de 2015 volvimos a hablar con anticipación y le dije que iba a ir. Por suerte me pude preparar de la mejor manera porque tuve tiempo.

¿Te imaginabas el contexto de lo que terminó siendo la pelea?

Jamás me imaginé que iba a estar el estadio tan lleno y que me alienten tanto. Cuando estuve complicada me dieron fuerzas para levantarme y sinceramente no me lo esperaba ese apoyo.
La gente me mandó muchos mensajes por Facebook y hasta ahora hay algunos que lo siguen haciendo. Ya lo dije, no dudaría en volver a Salta. Es más, sería un placer.

¿En tu primer combate en Neuquén fue un trato diferente?

Es que allá estaba de visitante, pero se sentía el público. Igual había mucho menos gente que en Salta.

Mucha gente tiene prejuicios sobre las artes marciales porque consideran que es un deporte peligroso, ¿es realmente arriesgada la práctica?

No veo que sea un deporte peligroso. Entrenando podemos tener lesiones, pero te recuperás. Es una práctica muy linda tanto por lo físico como por lo mental.
Yo busco constantemente seguir progresando y buscar hasta dónde puedo llegar y en dónde estoy parada.
La clave es la constancia y las mujeres se tendrían que animar practicar MMA. Les aseguro que no van a salir lastimadas ni con golpes de gravedad.

¿Cómo te trata la gente en la calle. No te juzgan por hacer un deporte que en principio era más común en los hombres?

La gente me trata muy bien y me felicita. No noto que alguien me juzgue, al contrario. Muchas personas se acercan para preguntarme cómo entreno. siempre les digo que se animen y prueben porque este deporte te cambia la vida.

Las artes marciales, al parecer, se pusieron de moda en los últimos años, ¿creés que la gente se cansó del boxeo u otras disciplinas similares?

No sé si se cansó del boxeo, pese a que es muy estricto. Creo que la gente se enganchó con el MMA porque tenés de todo. Fijate que es una variedad de artes marciales. También internet ayuda mucho a la difusión y por ahí pasan en vivo las peleas.
Hoy (por ayer), vi en el diario que en Salta iban a hacer un festival de kickboxing, k1 y muaythai en un estadio (Delmi) muy grande (el 10 de abril), y eso está buenísimo.

Tras tu primera victoria en Salta, ¿cuáles son los próximos pasos para vos?

Por lo pronto recuperarme de algunas lesiones que quedaron de la pelea y arrancar de nuevo, con todo.
Hay una liga de k1 en un mes y estamos evaluando la posibilidad de pelear ahí. Por supuesto voy a seguir peleando en la jaula y desde ya les digo a los salteños que me encantaría estar en Invictus Fighters X (que seguramente será en junio y tendrá combates internacionales).

¿Te gustaría que las salteñas te tomen como ejemplo?

Me encantaría que las chicas se animen y por lo menos prueben en hacer artes marciales mixtas ya que no hay ningún impedimento. Es más, quiero remarcar algo que pocos saben: desde los 10 años sufrí muchos problemas porque era asmática y hasta estuve internada. Gracias a este deporte hace un tiempo dejé de tener esa enfermedad. Los remedios, parches y tratamientos ya son parte del pasado para mí. Por eso estaría bueno que la gente que tiene problemas de salud se anime porque en mi caso me curó.

En tu caso no solo las artes marciales te curaron de asma, sino que además formaste una familia...

Así es. Todo comenzó cuando mi padre tuvo un problema de salud que me obligó irme a vivir a San Miguel (localidad de Buenos Aires). En ese tiempo yo ya entrenaba MMA y la mudanza hizo que no solo busque un trabajo, sino un lugar donde entrenar.

Después de haber encontrado el lugar indicado, comencé a entrenar con Gastón Granado, mi pareja, y hace cinco años estoy con él.
No solo es mi compañero, sino que además me entrena y acompaña a dónde voy.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia