Marcelo Castro montó un acto de ilusión en Central Norte que sorprendió a propios y extraños en el ensayo futbolístico de ayer, que se desarrolló en un predio de La Loma.
El técnico cuervo tenía previsto trabajar a "puertas cerradas" en un campo abierto, para comenzar a definir el equipo que enfrentará a Pellegrini mañana en el Gigante del Norte, a las 22. Pero, al percatarse de la presencia de periodistas, cambió sorpresivamente los planes y paró una alineación diferente a la que utilizará ante peye.
Castro, con carpeta en mano, anuló la planificación con cierta molestia ya que no desea dar pistas del once titular, según presintieron los presentes.
La primera sorpresa de la tarde fue la inclusión de Vicente Monje, quien se reincorporó al cuervo hace unos días y todavía no está en plenitud física para jugar 90 minutos, pese a las ganas que muestra en cada entrenamiento.
Aunque Pepe no sería de la partida como titular, el resultado fue positivo porque el delantero va tomando ritmo futbolístico. Castro ubicó a Monje por el carril izquierdo del medio campo.
Bajo los tres palos estuvo Lucas Rodríguez, quien tiene grandes chances de remplazar a Ezequiel Medrán.
En la última línea, Nicolás Aguirre, recuperado de su lesión suplió a Tomás Armella.
En la ofensiva, el técnico de Central dispuso el ingreso de Sergio Oga, quien vuelve completamente recuperado de una lesión, en remplazo de Ricardo Acosta. Unos metros más arriba, Maxi Martínez, Sebastián Monesterolo y Fabián González, conformaron la tridente ofensivo, dejando de lado a Fabricio Reyes, el goleador cuervo, lo cual parece un imposible.
Pasando en limpio, la alienación que "probó" Castro fue la siguiente: Rodríguez: Beterette, Turus, Aguirre; Melillo, Fernández y Monje; Oga; Martínez, Monesterolo y González.
La práctica que propuso Marcelo Castro fue atípica y algo confusa porque hasta los mismos jugadores quedaron desconcertados Tal vez todo se aclare con la práctica de hoy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia