El sueño que comenzó el 2 de mayo pasado no terminó, pero está a punto de convertirse en realidad. Es que el primer equipo de vóley de Central Norte clasificó a los play-offs, tras arrasar en el torneo de Iniciación de la Federación Tucumana de la categoría A1.
Lo que consiguió el cuervo fue producto de varios años de esfuerzo jugando en la liga local donde la disciplina está estancada. Por eso decidieron incorporarse al campeonato de la provincia vecina y viajar cada fin de semana.
Instituto Pellegrini, uno de los equipos más duros, fue el primer rival y, pese a tener dominado gran parte del encuentro, el conjunto salteño cayó derrotado por 3 a 2 pero a partir de ahí no perdió más y sus víctimas fueron: Tehuelche, Monteros Vóley (el último campeón del torneo y Regional), Alberdi y Tucumán de Gimnasia. A todos les ganó por 3 a 1.
Con 11 puntos, Central marcha primero, pero deberá esperar que los otros conjuntos completen sus partidos para saber la posición final que tendrá en la recta final.
Los jugadores Ricardo Martínez, Ramón Echazú y Sebastián Cornejo visitaron la planta editorial de El Tribuno junto al dirigente Leandro Etchezar para contar la nueva experiencia de mudarse de ciudad para disputar un vóley de mayor calidad y jerarquía.
"En principio teníamos la expectativa de hacer buenos partidos y si bien el objetivo era llegar a los play-offs, no esperábamos que se dé como se dio finalmente", dijo Etchezar y agregó: "Desde lo dirigencial aprendimos a corregir errores y lo seguimos haciendo".
A la hora de hablar de lo estrictamente deportivo, Martínez fue el primero que tomó la palabra: "Es una linda experiencia jugar con equipos que son de los más fuertes en la región y haber conseguido esos resultados te da satisfacción. Nosotros ahora queremos clasificar a una liga nacional".
Ramón Echazú, por su parte, aseguró que desde un principio "estuvimos convencidos de jugar un nivel similar al de ellos, más allá de que la idea también es sumar la mayor cantidad de partidos posibles".
Para Sebastián Cornejo, una de las claves de este gran momento del cuervo es la experiencia de jugar juntos durante tantos años: "Nosotros ya somos una familia, ya que hace más de ocho años está el mismo grupo. Ahora, gracias a esta dirigencia, solo nos preocupamos por jugar porque ellos se hicieron cargo no solo del traslado, sino también de tener todos los materiales en condiciones para entrenar".
Para que el cuervo siga sonriendo, deberán esperar unos días hasta que se complete la primera parte del fixture y ahí sí ir en busca del campeonato en tierras ajenas en su primera presentación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia