Central Norte hace ya dos años que no le gana a nadie. Entonces, el sábado recién pudo ganarle a "nadie". No por desmerecer a Amalia, un club menor no solo de la categoría sino de Tucumán mismo. Pero esta es la ironía con la que, despiadadamente, se le recuerda a Central Norte dónde está parado. El cuervo está en el cuarto eslabón del fútbol argentino, enfrentando a rivales muy por debajo de su historia y de su arraigo popular. Y, por tratarse de un grande de Salta y la región, es que a Central se le seguirá exigiendo mucho más hasta que pueda salir del pozo en el que se encuentra desde el punto de vista futbolístico. Porque su aspecto deportivo e institucional van por otro carril.
Amalia es un rival que merece respeto, más allá de que los cuervos se sientan superiores. Vendrán a Salta a jugársela, casi distendidos, sabiendo que no pierden nada. Y cuándo un jugador se suelta bajo estas circunstancias puede sorprender. Por esto es que Central Norte no ganó nada aún. Solo un partido de los ocho que tiene que ganar para volver al Federal A. Y las posibilidades del equipo de Pedro Rioja están ligadas directamente a lo que sus máximos exponentes puedan entregar en las próximas siete finales.
En tanto y en cuanto Sergio Oga siga siendo el conductor, juegue y haga jugar al equipo cerca del gol. Siempre que Vicente Monje siga exprimiendo su velocidad para marcar diferencias, pero sobre todo su experiencia. Que Matías Fernández no deje de raspar y que Ezequiel Melillo vuelva a demostrar el nivel de un jugador surgido en un club de Primera (Racing), ese que lo llevó a convertirse en lo mejor del torneo pasado. Las chances de Central serán muchas si su defensa permanece concentrada y si tanto Reyes como Puntano esten siempre listos y certeros para definir. Hay un grupo de jugadores que debe estar a tono porque así como Central fracasó anteriormente a partir de la impericia y limitaciones de sus últimos planteles, más la responsabilidad que le cupo a los dirigentes en el armado de los mismos, a estos, los que están hoy, les tiene que pesar por igual la responsabilidad y demostrar que pueden cambiar la historia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia