La incertidumbre se vuelve a instalar en Central Norte tras el empate del viernes pasado con Mitre.
Lo que parecía una recuperación futbolística y anímica tras los triunfos sobre Herminio Arrieta y Monterrico se fue diluyendo en el segundo tiempo frente al ciclón, que prácticamente pasó por arriba de un cuervo que se quedó sin respuestas.
Fueron dos caras distintas en un partido que para Central era fundamental para saber dónde estaba parado. Así, se presentó un primer tiempo casi perfecto y un segundo sin ideas y sobre todo sin fútbol y recambio.
Quizás el más expuesto y el apuntado por las críticas es Christian Lovrincevich, que vuelve a hipotecar su continuidad, más allá de que todos los jugadores del plantel lo respaldan. Lo cierto es que este Central Norte no convence y vuelve a caer en las mismas falencias de las primeras fechas. Le cuesta cerrar los partidos y los termina sufriendo.
Desde la dirigencia hay cierto malestar pero todavía le dan ese margen al entrenador para que continúe en su cargo.
La pregunta es: ¿hasta cuándo seguirá al frente de Central?
Mientras los resultados acompañen habrá Lovrincevich para rato pero si los triunfos y la producción no aparecen, habrá cambio de aire en el banco azabache.
El cuervo tendrá tres fechas fundamentales para decidir la suerte de su técnico.
El próximo domingo visitará en el norte a Independiente de Hipólito Yrigoyen, uno de los equipos que lucha por salvar la categoría. Luego, de local, recibirá a Camioneros Argentinos, otro que pelea en los puestos de arriba y cerrará la primera rueda como visitante frente al puntero, Deportivo Tabacal.
Dependerá mucho de esos tres encuentros si sigue o no el DT, la gente perdió la paciencia y exige un cambio en el timón.
Hasta con eso tendrá que luchar Lovrincevich, con la obligación de volver a seducir al hincha y demostrar que el tiempo le dio la razón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia