¡Cómo no recordar en este nuevo aniversario del club Central Norte, aquella fantástica década que tuvo en los años 60, mostrando un poderío futbolístico sin igual!
Los cuervos no solo ganaron siete de los nueve campeonatos de esa década, sino que además conquistaron tres veces la Copa de campeones del Noroeste. Dicho certamen, que era organizado por el Sindicato de Prensa Salta, lo disputaban tradicionalmente los campeones de Santiago del Estero, Tucumán, Jujuy y Salta. Como hasta entonces no había Regionales, ni Nacionales, este torneo despertaba una enorme atención en los aficionados salteños.
La primera emoción data de marzo de 1962, cuando el cuervo se adjudicó la 2ª edición del campeonato del Noroeste, del que participaron el multicampeón Atlético Tucumán, el eterno ganador santiagueño Central Córdoba y el siempre encumbrado Gimnasia y Esgrima de Jujuy.
Un año después, el 10 de marzo de 1963, vaya epopeya, se quedó nuevamente con el título del 3er. Torneo del Noroeste, cuando tras ganarle a Central Córdoba de Santiago del Estero por 5-2, con dos goles de Ramón "Degüello" Gómez, y otros de René Cortés, Antonio Cuenca y el Pupo Ávalos, disputó la final ante el poderoso Atlético Tucumán al que venció 1-0, tanto marcado por el Cabezón Ponce.
¿Cómo formaba entonces Central Norte? Anoten: Cuadri; Ponce y Cuenca; Encina, Dávila y Morales; Sández, Sueldo, el Flaco Moyano o Gómez, Ávalos y Cortés. El técnico era Eusebio Álvarez y también alternaban, el arquero tucumano Medina, el Perro Barrios, Ernesto Cortés, el Flaco Villagra, Paco Mendieta y Angel Vallejos, entre otros.
Los más memoriosos deben recordar aún la calidad de Sandez por derecha, el temperamento del Loco Sueldo, la picardía del Degüello Gómez o la habilidad del Pupo Ávalos. Eran imparables.
La última gran conquista del Noroeste se dio en 1964, cuando en una final insólita jugó tres partidos contra Atlético Tucumán. Los dos primeros terminaron 1-1 y en el tercero se impuso el cuervo por 1-0 con un tanto del Degüello Gómez.
Pero para entonces ya no estaba el Loco Sueldo, quien tras integrar el combinado salteño en el Argentino de Ligas de 1962 y salir campeón con Central Norte, se mató en un accidente automovilístico. Y el poco tiempo el Flaco Moyano partió a Bolivia, donde terminó su carrera.
Pero vaya década del 60 para el azabache, porque fue campeón de la Liga en siete de las nueve ediciones (1961, 62, 63, 65, 66, 68 y 69), solo superado por Argentinos del Norte en 1964 y Juventud Antoniana en 1967.
Lástima que cuando comenzaron los Regionales, aquella gran camada estaba llegando a su fín, lo que se profundizó aún más a partir de 1968, ya en plena transición, con la llegada de Bruno Iezzi y los jugadores de Atlanta. Así y todo ese cuervo cerró una fantástica década representando a Salta en las Copa Argentina de 1969 y 1970. Inolvidable, ¿no?...

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia