Una vez más hay que hablar de la violencia en el fútbol salteño. Esa violencia que se apodera de las tribunas con total impunidad. A la que las autoridades le hacen la vista gorda y sobre la que nadie toma represalias. Esa violencia entre los barrabravas, que es el cáncer del fútbol y que lo destruye cada vez más.
En la medianoche del viernes, en el partido de Central Norte con Tiro y Gimnasia, hubo incidentes entre los hinchas de Barrio Norte. Fue prácticamente una batalla campal en la tribuna. Y nadie hizo nada. La Policía brilló por su ausencia y como resultado varios quedaron lesionados y fueron trasladados al hospital San Bernardo.
¿Qué fue lo que pasó en la tribuna sur? Circularon dos versiones, pero ambas aseguran que fue un enfrentamiento entre Los Pibes y la "12". La primera es que un integrante de Los Pibes le robó una botella de fernet a un bandejero y como este hombre vive en el barrio 20 de Febrero, los de la "12" reaccionaron y comenzaron los incidentes. La otra versión apunta a que uno de los integrantes de Los Pibes habría agredido a una mujer con un niño en brazos y desató la furia de toda la barra contraria. Ambas facciones pertenecen a Barrio Norte, que ocupa la popular Sur. Esta agrupación volvió a las canchas en abril pasado, luego de que Gabriel Savino, en su momento presidente de Central Norte, intercediera ayudándoles a conseguir una reunión con el Ministerio de Seguridad, quien finalmente les levantó el derecho de admisión.
Ahora bien, lo que más llamó la atención de todos los que estuvieron en la cancha es que mientras se daban "masa" en la tribuna, nadie hizo nada. Se podrían haber matado. La Policía no intervino en lo absoluto y las piñas fueron y vinieron por más de 15 minutos.
¿Quién debe frenar la violenci...

En el parte de prensa de la Policía se aclara que "un centenar de personas fueron demoradas" pero luego detalla: 11 antes del partido, 3 bandejeros que vendían alcohol al finalizar el partido, y 70 fueron detenidos en Laprida y Bélgica, a bordo de un colectivo, por provocar incidentes en la vía pública. Es decir que la cifra queda inconclusa. Además, ninguno fue detenido por los incidentes en las tribunas.
Otra cuestión que hace ruido es que el parte de prensa indica que solo una persona, de 22 años, fue trasladada al San Bernardo con traumatismo encefalocraneano. Mientras que el doctor Hugo Sarmiento Villa, director del nosocomio, le aseguró a El Tribuno que más de un hincha ingresó por la guardia del hospital: todos fueron dados de alta excepto uno que, hasta anoche, continuaba internado. "Se le realizó una tomografía y no se observaron lesiones cerebrales, queda en observación", dijo el médico.
Nuevamente se trae a escena la necesidad de que se tomen medidas al respecto, que se brinde total seguridad a todos los que concurren a la cancha, que alguien tome el toro por las astas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia