Los hinchas de Central Norte no tuvieron una buena experiencia en Chicoana el domingo pasado; ya que la gente del cuervo tiene prohibido salir de la capital por una disposición policial vigente desde antes de que se inicie el Federal B. Sin embargo, en el Valle de Lerma se los recibió encubiertos como "neutrales", pero la mala organización por parte del club y la inhabilitación a última hora de Bomberos llevaron a que en un momento se encontraran las dos hinchadas en el mismo sector.
60 pesos costará la entrada general en Rosario de la Frontera, para cuando juegue Central Norte. La dirigencia de Progreso podría recaudar mucho más en el Martearena.
El cuervo tendrá que salir otra vez fuera de la capital. En diez días, visitará a Progreso en Rosario de la Frontera. Será el domingo 30 de noviembre, según lo confirmó su presidente, Gustavo Orozco, a pesar de que luego de los antecedentes en Chicoana en este caso el Consejo Federal autorizaría a Progreso trasladar su localía al Martearena. "No perderíamos la identidad ni tampoco regalaríamos la localía; eso sería traición hacia la mucha o poca gente que nos da una mano yendo a la cancha. Por esa gente y por una cuestión de principios no saldríamos nunca", aclaró Orozco.
Con relación al público que se recibirá en el estadio de la Liga, el titular de Progreso admitió: "Nosotros recibimos a todos, pero tenemos que ver la restricciones que pone la Policía. Como club no tenemos ninguna directiva de no dejar entrar a cierto público. La Policía se encargará de que no entren los barras; habrá una tribuna neutral para dos mil personas aproximadamente; el estadio de la Liga es para cuatro mil".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia