La ciudad de Chapecó preparó ayer el velatorio masivo de las víctimas del accidente aéreo en Medellín en su estadio, donde unas 100.000 personas le darán el último adiós al equipo que había ilusionado a esta ciudad del sur de Brasil con su gesta en la Copa Sudamericana.
Concluida la identificación de los cuerpos en Colombia, el club aguardó la finalización de los trámites para permitir su envío hasta esta localidad del Estado de Santa Catarina. "Trabajamos con la previsión de que los cuerpos lleguen a mediodía de hoy (por ayer), pero aún no tenemos una posición definitiva de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) sobre la operación de salida de Medellín", afirmó Andrei Copetti, asesor de comunicación del Chapecoense, en rueda de prensa.
La directiva del club espera que 51 cuerpos sean velados en el Arena Condá, entre futbolistas, miembros del club y periodistas de la región.
El presidente de Brasil, Michel Temer, podría acudir a la ceremonia, pero aún no hay confirmación oficial.
La previsión es que, una vez que lleguen los cuerpos al estadio, los familiares puedan velarlos en la intimidad durante una hora.
Será entonces cuando se abran las puertas del Arena Condá para que los ciudadanos se despidan de sus héroes durante cuatro horas, antes de que partan a sus ciudades de origen.
Los hinchas, sin embargo, no podrán acceder al gramado, que ayer comenzó a recibir las estructuras metálicas donde se velarán los cuerpos.
"Como precaución, y para impedir que se convierta en una ceremonia interminable, solo vamos a permitir que se aproximen a los ataúdes los familiares y allegados de nuestros amigos que se fueron", informó Copetti.
Los vecinos de esta ciudad de 200.000 habitantes que aún tratan de procesar la tragedia deberán permanecer en las gradas. "Vamos a poner pantallas en el área externa, ya que el Arena tiene disponibilidad para 19.000 personas y trabajamos con la hipótesis de que pueden concentrarse unas 100.000 en los alrededores del estadio", dijo el portavoz.
Mientras la prensa filtra las conversaciones entre el piloto del avión donde murieron 71 personas y se cuestionan las decisiones de la compañía, en un Chapecoense todavía conmocionado solo quieren centrarse, de momento, en la despedida de su gente.
Hasta que no concluya la investigación oficial, el club no se pronunciará sobre la gestión de la aerolínea Lamia, a la que eligieron por su experiencia en el traslado de equipos de fútbol.
Era la segunda vez que la Chape viajaba con esta empresa, que ya los trasladó hace un mes y medio a Barranquilla para los cuartos de final contra el Junior.

Solo hipótesis

El accidente del aparato de la aerolínea Lamia en Colombia que dejó 71 muertos apunta a la hipótesis de una falta de combustible, según ciertos elementos técnicos del aparato, y de acuerdo a Xavier Tytelman, experto en seguridad aérea a quien le preguntaron si la investigación se orienta hacia una falta de combustible.
"Existen sitios que permiten conocer la trayectoria del avión, como FlightRadar24. Por lo tanto conocemos la duración del vuelo en distancia y tiempo. Además sabemos, en función de los datos meteorológicos, que el avión tenía el viento en contra, volaba con factores desfavorables", indicó, y agregó: "Comparamos eso con los datos del avión, incluyendo cantidad de pasajeros y valijas, o sea unas ocho toneladas, y en todos los casos dedujimos que el avión no tenía combustible suficiente".
Finalmente, el especialista indicó: "Además el avión genera energía eléctrica a partir de los motores 1 y 4. Por lo tanto podemos deducir que los problemas eléctricos anunciados por los pilotos provienen de los motores que se van apagando uno a uno debido a la falta de combustible".

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia