Atlético Chicoana atraviesa una situación desesperante porque cada vez se hunde más en el fondo de las posiciones y se aleja de la posibilidad de mantener la categoría.
El blanco vallisto sumó un punto frente a Amalia (0 - 0) en el Jardín de la República pero no le alcanzó para alejar el fantasma del descenso, ya que tenía la obligación de ganar y de esa manera aferrarse al deseo de la permanencia.
Con este resultado el panorama se complica aún más para Chicoana porque en la próxima fecha quedará libre.
Esto significa que Amalia, rival con el que pelea mano a mano por no descender y que tiene dos puntos más que el blanco, tendrá la chances de expandir su ventaja.
El panorama se torna más engorroso para el club vallisto porque fue intimado por el Consejo Federal a pagar una deuda que mantiene con la terna arbitral que dirigió el partido con Brown de Lules. Los dirigentes de Chicoana tienen hasta el miércoles para hacer efectivo el pago de $17.661 o el club podría ser suspendido.
Por otra parte, Progreso de Rosario de la Frontera, que lucha por meterse en la siguiente instancia, rescató un punto en Tucumán al igualar con Sp. Guzmán cero a cero.
El equipo de Aniceto Roldán quedó a tres puntos del segundo, Brown de Lules con el que luchará hasta el final por el segundo puesto y la clasificación.
El tirapiedras se recuperó del duro golpe que le propinó la fecha pasada Bella Vista de local, al vencerlos por 2 a 1.
Nada está perdido para Progreso, restan nueve puntos en juego por lo que tiene muchas chances de seguir en carrera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia