Las canchas tucumanas son siempre una dura parada para cualquier rival pero Chicoana, en su urgencia de conseguir tres puntos de oro, sacó pecho en Bella Vista donde el local venía invicto en su reducto y en donde Central Norte tuvo que trabajar bastante para igualar en dicho escenario.
Pero luego de quedarse con el triunfo, Chicoana la pasó muy mal en Bella Vista. Los ofuscados hinchas quisieron ingresar a la cancha para desquitarse con los jugadores del blanco que tuvieron que esperar más de una hora en el campo de juego hasta que la policía controle la situación.
"Fue terrible lo que se vivió en Tucumán, Bella Vista venía invicto como local. El arquero ataja un penal, ya ganábamos 1 a 0 y a las cinco le hicimos el segundo, eso hizo enojar a los hinchas tucumanos que nos empezaron a tirar cosas", comentó Mauricio Villagrán, presidente de Chicoana.
"Ni Central pudo ganar en esa cancha, es un esfuerzo tremendo de los jugadores, la dirigencia. Lo único que lamentamos el la rotura de vidrios en el colectivo que nos transportaba, dos horas estuvimos en el vestuario y una hora en el centro del campo de juego. Salimos a las 21:15, subimos al colectivo mientras hinchas nos agredían y una vez en el colectivo nos lanzaron piedras que rompieron los vidrios, gracias a Dios ningún jugador sufrió heridas pero pudo ser una tragedia", expresó el dirigente.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia