Cerca de 3.000 chilenos jugarán durante seis días para alcanzar las 120 horas de juego con el fin de batir el actual Récord Guinness del partido más largo de la historia, el cual ostenta Inglaterra con 105 horas desde el año pasado.
El desafío comenzó el martes por la tarde en un estadio de la comuna de La Florida, en el sur de Santiago, donde la pelota no ha parado de rodar y continuará hasta el domingo, para cuando los organizadores esperan haber batido el récord mundial.
“Se inscribió gente de todo el país para jugar de manera ininterrumpida. Hay gente que jugó toda la noche y continuará así hasta que cumplamos con la meta”, dijo a la AFP Patricio Rivas, uno de los encargados del evento que fue organizado por la compañía telefónica local Entel. También son parte de este partido deportistas profesionales, entre ellos Jaime Valdés, actual futbolista de Colo Colo y quien jugó por más de una década en el fútbol italiano. El encuentro no tiene límite de cambios de futbolistas ni de árbitros. Para el domingo, se espera la llegada de un representante del Récord Guinness, quien verificará y validará si es que Chile logró el objetivo de batir las 120 horas de juego. El partido también busca animar a los hinchas chilenos a pocas semanas del inicio de la Copa Centenario en Estados Unidos que conmemora los 100 años de la Copa América, de la cual Chile es el actual campeón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia