¿Cómo fueron sus comienzos en el fútbol?
Yo vine de Metán, mi hermano Pedro me trajo para que juegue en Gimnasia y Tiro. Él era ídolo en Gimnasia pero termine firmando en Sportivo Comercio por insistencia de amigos. A los 16 años ya jugaba en la Primera de Comercio, ahí lo conocí al Flaco Berruezo. Jugué hasta los 20 años, antes de hacer la colimba.

Al igual que su hermano, jugó en Gimnasia y Tiro.
Justo cuando me iban a mandar a Tartagal a hacer la colimba, el Teniente Coronel Basani, al que le gustaba el fútbol, le dijeron 'queremos que a Medina lo hagan quedar acá', y el dijo 'bueno, pero que juegue en Gimnasia'. Después me compró Juventud en el 63 y jugué hasta el comienzo de los 70. Jugué dos Regionales.

¿Al ser hermano de un gran jugador como Pedro Medina, se lo comparaba mucho en aquella época?
Yo jugaba de 10 u 8, pero no le llegaba ni a los talones a mi hermano. Yo fui un jugador del montón a la par de él. Pedro fue un padre para mi, mi ídolo, por él me quedó el apodo de Chueco.

¿Porqué se retiró del fútbol si todavía tenía un par de años para se guir jugando?
Me dieron trabajo en el casino. A los 32 años me retire, trabajaba de crupier de noche y no podía entrenar a la par de mis compañeros. Salía a las 4 de la mañana del casino, y entrenaba a las 9 de la mañana. Jugué en Federación y me retiré en Hipólito Yrigoyen pero para mi, en el 69' integré uno de los mejores planteles en los que me tocó jugar. Estaban Laguna, Ferreyra, el Pato Kulesza, Iñiguez, Cuenca, Cárdenas, Quevedo, Gómez, Parra, Tallo, Negro Arias y Cañita Berruezo, entre tantos.


¿Qué fue lo que más disfrutó de su paso por Juventud Antoniana?
En los clásicos hacía muchos goles, en una temporada jugamos tres veces con Central Norte y le hice seis goles. Una vez le hice uno de volea fuera del área a Central, creo que si en ese año le pegaba así cien veces, las cien veces se iban a la tribuna. Siempre fui de perfil bajo y por eso fui muy querido en el campo de juego, en Juventud pase los mejores años de mi vida.


¿A qué se dedicó Juan Carlos Medina luego de retirarse del fútbol?
Continúe trabajando en el casino y después me dedique a las mecánica durante cuarenta años. Ya estoy jubilado, cerré el taller y ahora me dedicó a ver partidos en la televisión, veo todos desde el ascenso, Primera hasta Europa pero siempre desde la comodidad de mi sillón (risas).


¿La gente aún lo reconoce cuando lo ve por la calle?
Gracias a Dios todavía hay gente que se acuerda de mi, el fútbol me dejó grandes amigos, como Gringo Medici, Flaco Berruezo, amigos que enfrente como Balita Aguirre de Central Norte y Benito Rodríguez fue uno de los mejores jugadores que vi, semejante crack. Al Ciego Costello también lo veo, antes en Salta se conocían todos y más en el fútbol de aquella época.

¿Es de ir a ver los partidos de Juventud?
Hace mucho que no veo fútbol salteño, lo que veo es que no se están preocupando poco por las inferiores del club y se está perdiendo el sentido de pertenencia. Duele porque uno se hizo hincha y quiere que siempre le vaya bien al club que uno defendió.

Antes, los clubes de acá se nutrían con jugadores de la zona, ¿ese es el déficit de ahora?
Antes para integrar un equipo como Juventud Antoniana, Central Norte o Gimnasia y Tiro, tenías que ganarte el puesto era una obligación si eras de la zona. En esos equipos jugabas con muchos salteños, era muy raro que vengan de afuera. Ahora no la sienten a la camiseta como la sentíamos nosotros, son profesionales, viven de eso, pero nosotros jugamos por el honor o la camiseta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia