El Consejo Directivo de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) suspendió hoy al jugador de Pucará Cipriano Martínez, con 29 años de suspensión por agredir con un puntapié en la cabeza a Juan Masi, del Club San Albano, cuando estaba en el piso, durante un encuentro disputado el 2 de abril último.
Masi sufrió una brutal patada en la cabeza por parte del pilar Cipriano Martínez del club de Pucará, en un encuentro de la división intermedia que se disputó el 2 de abril pasado y que fue dirigido por el árbitro Alejandro Conti.
La URBA resolvió la suspensión de Martinez tras tomarle declaración, analizar sus dichos y el informe del árbitro Alejandro Conti, que dirigió ese encuentro de la división intermedia, y observar el video presentado como prueba.
Las imágenes que se pudieron ver en la televisión y en redes sociales muestran cómo Martínez conecta salvajemente con su empeine derecho en la cara de Masi, cuando el jugador de San Albano intentaba reponerse del suelo tras disputar la pelota en una formación de juego.
Un miembro del Consejo de Disciplina manifestó a Télam que "la sanción que recibió Martínez no fue de perpetuidad por la falta de antecedentes de ese tipo de sanción y además se tomó en cuenta que Martínez no le ocasionó una lesión grave a Masi".
"Llegamos a la conclusión que este es un caso de extrema gravedad y tomamos tres antecedentes que cuenta la URBA de jugadores que patearon la cabeza de un adversario y ninguno fue sancionado con una sanción de perpetuidad", dijo.
El reglamento de la URBA establece que el sancionado como el club al que pertenece pueden solicitar un recurso de reconsideración de la sanción al Consejo Directivo de esa entidad o bien apelar el jugador la sanción en la próxima asamblea de Clubes que se realizará en diciembre próximo.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia