El presidente de la AFA, Luis Segura, debió suspender la reunión de la Mesa del Nacional B por falta de quórum, a raíz del enojo que exhibieron los clubes del interior, por haber sufrido la baja de un asambleísta para las elecciones del 30 de junio próximo.
Segura estaba presente en la reunión de la Mesa Ejecutiva de la segunda categoría del fútbol argentino, pero debió tomar la decisión por falta de representantes de los clubes indirectamente afiliados a la AFA. Esto se debe a que el Comité Ejecutivo dispuso que para la asamblea del 30 de junio, cuando se elegirán las nuevas autoridades de la AFA por los próximos tres años, habrá seis asambleístas “directamente afiliados” y seis “indirectamente afiliados”. Para éstos últimos representantes existe una merma marcada: en la última asamblea, la frustrada de diciembre pasado, hubo siete asambleístas del interior y cinco de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Pero a partir de las modificaciones estructurales que tuvo la categoría, se produjo el cambio: en el anterior campeonato sólo había cinco clubes de los directamente afiliados. Este torneo se sumaron Brown de Adrogué y Almagro (ascendidos de la Primera B) y Nueva Chicago, que descendió de la Primera División. Por eso, el Comité tomó la decisión de dividir en partes iguales la cantidad de asambleístas para la reunión programada para el 30 de junio en el predio “Julio Humberto Grondona” de Ezeiza.
Los clubes del interior manifiestan que se debe mantener los asambleístas de la última asamblea y reemplazar a los que ascendieron o descendieron con asambleístas suplentes. Debido a esto, y a modo de protesta, no dieron quórum este martes en una reunión más que importante porque debían elegirse los asambleístas. Segura estuvo presente y no tuvo más alternativa que levantar la sesión por falta de quórum, lo que deja abierto el panorama en un momento clave de la política de AFA.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia