Finalizada la edición 2015 del Dakar muchos, y en especial los organizadores, ya piensan en lo que será la competencia del 2016. Ettiene Lavigne, director de la prueba, señaló que "Argentina tiene una historia de amor y colaboración eficiente con el Dakar" y esto aseguraría la continuidad de la competencia por nuestro país.
En cambio, confirmó que peligra el rally en Chile y que es el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet el que deberá evaluar si está interesado en volver a tener el Dakar en su territorio, y que con Perú las conversaciones están frías.
"Estamos muy conformes con la colaboración de las ediciones chilenas. Sé que el nuevo gobierno hará una evaluación del Dakar. A nosotros nos pone contentos ir allá pero organizar el Dakar sin el apoyo de los países, es muy difícil", enfatizó.
Lavigne confirmó también que recibió una carta oficial del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para que su país sea incluido en el recorrido del Dakar 2016, aunque condicionó la llegada del rally a la nación cafetera a la postura del vecino Perú.
"Colombia es una gran posibilidad para nosotros pero sin Perú es casi imposible que podamos cruzar de sur al norte", dejó en claro el francés.
Lavigne elogió también la colaboración del presidente Evo Morales y de todos los bolivianos, que este año volvieron a recibir por segunda vez al Dakar en la región de Potosí.
"Bolivia sí que merece más etapas pero tiene una geografía un poco complicada para la logística. Creo que las etapas corridas en el salar de Uyuni quedarán en la memoria pero se puede correr en otros lugares del país, aunque hay que pensarlo", explicó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia