Comparten la pasión y el equipo en Juventud Antoniana; pero se enfrentan en el clásico de Güemes.
Esta es la historia de Nicolás Tarifa y Rodrigo Montero, el marcador central y el arquero de la séptima de Juventud Antoniana. Ambos son oriundos y viven en Güemes y viajan hasta la capital salteña tres veces a la semana: los martes y jueves para entrenar con el grupo y los sábados para jugar el partido. Mientras tanto, los demás días entrenan en clubes de Güemes, con la particularidad que lo hacen en Unión Güemes e Islas Malvinas, cuyo enfrentamiento es prácticamente un clásico de la localidad. "Acá en Juventud somos compañeros, pero en Güemes somos rivales; somos de clubes distintos y jugamos casi el clásico del pueblo", explicó, entre risas, Nicolás.
Si conocés alguna historia de vida de jugadores de inferiores de cualquier deporte para destacar, escribinos a deportes@eltribuno.com.ar
Todo comenzó hace un poco más de cuatro años, cuando Nicolás llegó a la Escuelita para probarse y quedó. Cuatro meses más tarde, Rodrigo contó con la misma suerte. Desde entonces, viajan hasta Salta tres veces a la semana para sumarse al equipo, algo a lo que ya están acostumbrados. "Yo voy hasta la casa de Nico y de ahí nos trae su papá en auto, sino tardaría mucho más en llegar", contó Rodrigo.
"Ya estamos acostumbrados a no estar todos los días con el equipo; nos entendemos bien porque desde la Escuelita que jugamos todos", resumió Nicolás.
Ambos chicos tienen 14 años y concurren a primero y segundo año de escuelas de Güemes y aseguran que hacen este esfuerzo por amor al santo. "Mi papá, toda mi familia y yo somos hinchas de Juventud, es lo mejor poder jugar acá", dijo el arquerito. "En mi casa pasa lo mismo", aseguró el joven defensor.
El esfuerzo que realizan los chicos es compensado cada vez que el equipo tiene buenos resultados. Este fin de semana, frente a Gimnasia y Tiro, no lograron la victoria, empataron 0-0 pero la fraternidad estuvo presente en cada momento. Desde que comenzaron a jugar hasta que terminaron, cuando todos saludaron a sus rivales a pesar de no haber podido obtener una victoria.
"Yo entreno y me esfuerzo por mi papá, porque él hace todo para que yo pueda jugar acá", explicó Rodrigo y Nicolás asintió. Y esto no es lo único que comparten, sino también su deseo de llegar a primera.

Los perfiles:
  • Rodrigo Montero
Edad: 14 años
Puesto: Arquero
Clubes: Unión Güemes (Güemes) y Juventud Antoniana
Escuela: Dr. Mariano Moreno
Curso: 1ro
Barrio: Mataderos (Güemes)
Sueño: Jugar en primera de cualquier club.

  • Nicolás Tarifa
Edad: 14 años
Puesto: Marcador central
Clubes: Islas Malvinas (Güemes) y Juventud Antoniana
Escuela: Facundo Zuviría
Curso: 2do
Barrio: Olivos (Güemes)
Sueño: Llegar a la primera divisiónç

EL ALBO SE IMPUSO
En el clásico de inferiores entr3e Juventud y Gimnasia y Tiro, el albo resultó ganador. Es que se impuso en tres divisiones y empató en dos; y el santo ganó en dos divisiones. Novena: Juventud 1 - Gimnasia 0; Octava: Gimnasia 2 - Juventud 1; Séptima empate 0-0; Sexta: Gimnasia 2 - Juventud 1; Quinta: empate 0-0; Cuarta: Gimnasia 0 - Juventud 2; Tercera: Gimnasia 4 - Juventud 3.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia